23 de diciembre de 2009 08:01 AM
Imprimir

Vemos el 2010 como un año complicado

Por un lado, la demora en la Cuota Hilton va a provocar que las ventas se concentren en pocos meses, lo que va a generar una baja de precio en Europa.

La otra punta, la de la compra de novillos, también está complicada porque hay una marcada escasez de novillos pesados alimentados a pasto, que es la categoría para exportación, anticipó a Siempre que llovió, paró…, Fernando Herrera, Presidente de la Asociación Exportadores Productores Argentinos (APEA).

“Si tenemos un cupo de 28.000 toneladas para exportar en 12 meses, y lo hacemos en 6, es obvio que la oferta se duplique y los precios bajen. Los importadores están esperando que llegue la mercadería para que bajen los precios”, indicó.

Agregó, también. que “la otra punta está complicada porque hay una marcada escasez de (novillos) pesados por muchísimas cuestiones como la sequía, que nos es culpa de nadie, y otras como las malas políticas que se han desarrollado. Ahora hay una oferta mucho más baja, y al ser un bien escaso el precio va a ser mucho más caro. Si el novillo es más caro y la Hilton más barata tenemos menos negocio”.

Herrera remarcó que es “lamentable que la carne sea noticia una semana al año por un movimiento de precios consecuencia de la demanda previa a las fiestas, y que el tema de fondo no sea, en realidad, lo que pasa con la ganadería. Se cuestiona el precio de la carne y se asume que los ganaderos están ganando mucha plata; pero nadie se pregunta porque cada vez hay menos hacienda y porque falta cada vez más carne”.

El titular de APEA al referirse al nuevo sistema de distribución de Cuota Hilton señaló que “como productores siempre hemos estado preocupados por el sistema de distribución de la Hilton; de hecho creemos que el sistema venía funcionando bien. Si uno hace memoria en las últimos dos o tres adjudicaciones no hubo ninguna queja ni demanda judicial, ni de la industria y mucho menos de los productores. Cuando en julio se anunció que iba a haber un cambio, quedamos a la espera porque uno no debe suponer que un cambio va a ser para mal”.

“Lo que nos preocupa es que llegamos a noviembre y diciembre sin el nuevo sistema y con adelantos muy bajos de la Cuota. Eso conspira contra los productores, la industria , la previsibilidad del sistema y la rentabilidad del negocio; por ende, contra el país, porque finalmente se generan menos divisas y menos retenciones”, concluyó Herrera.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *