26 de diciembre de 2009 08:11 AM
Imprimir

Uruguay  –   MGAP preside el Codex Alimentarius Nacional

La ingeniera agrónoma Betty Mandl, en representación del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, preside el capítulo uruguayo del Codex Alimentarius, el organismo que establece las normas de la calidad de los alimentos.

Representantes del MGAP encabezadas por el subsecretario Daniel Garin y representantes de la Organización Panamericana de la Salud; de la FAO y del IICA participaron del cambio de presidencia del Comité Nacional del Codex Alimentarius, ejercido antes por el Ministerio de Industria, Energía y Minería.
Control de calidad
La Comisión del Codex Alimentarius (código de alimentos) fue creada en 1963 por la FAO y la OMS para desarrollar normas alimentarias, reglamentos y otros textos relacionados tales como códigos de prácticas bajo el Programa Conjunto FAO/OMS de Normas Alimentarias. Las materias principales de este Programa son la protección de la salud de los consumidores, asegurar unas prácticas claras de comercio y promocionar la coordinación de todas las normas alimentarias acordadas por las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales. El Programa Conjunto es financiado por la FAO en un 75% y por la OMS en un 25%, el Secretariado es conjunto y tiene su sede en las oficinas de la FAO en Roma.
La importancia del Codex en la protección de la salud del consumidor fue resaltada en 1985 por la resolución de las Naciones Unidas 37/248, por la cual se adoptaron lineamientos en materia de elaboración y aplicación de políticas de protección al consumidor. Esos lineamientos recomendaron a los gobiernos que deberían tomar en consideración la necesidad de seguridad alimentaria de todos los consumidores y apoyar que, en la medida de lo posible, se adopten los estándares del Codex Alimentarius de la FAO y la Organización Mundial de la Salud.
Referencia internacional
El Codex Alimentarius tiene gran relevancia en el comercio internacional de alimentos. En el contexto de un mercado global en permanente crecimiento, las ventajas de tener estándares alimentarios universales para la protección del consumidor es evidente. No es sorprendente que tanto el Acuerdo de Aplicación de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias como el Acuerdo de Obstáculos Técnicos al Comercio exhortan a avanzar con la armonización internacional de los estándares alimentarios.
Las regulaciones del Codex se refieren a higiene y calidad, y su propósito es armonizar las legislaciones nacionales, proteger la salud de los consumidores y facilitar el comercio multilateral. Para ello abordan temas tales como: estándares microbiológicos, aditivos alimentarios, plaguicidas y residuos de drogas veterinarias, contaminantes, etiquetado y mercadeo, métodos de muestreo y análisis de peligros, importación y exportación de alimentos y sistemas de certificación.
Todos estos temas son susceptibles de transformarse en vehículos a través de los cuales se introduzcan obstáculos técnicos al comercio. Para Uruguay, un gran exportador de alimentos, el mantener una actitud vigilante que prevenga las desviaciones de los objetivos originales del sistema es crucial.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *