14 de octubre de 2011 14:16 PM
Imprimir

Números que no cierran

Al final, don Produ, parece que hubo que tocar fondo para que el Gobierno se diera cuenta de que había que incentivar el aumento del rodeo bovino.

–Al final, don Produ, parece que hubo que tocar fondo para que el Gobierno se diera cuenta de que había que incentivar el aumento del rodeo bovino.

–¿Me parece o usted viene soplado por una brisa oficialista, don Tecno?

–Mire, lo mío no es ni brisa ni ráfaga oficialista. Sólo le cuento lo que le escuché decir al ministro de Agricultura, Julián Domínguez, la semana pasada en San Nicolás.

 

–Cuente mientras pongo la pava.

–Domínguez dijo que se está recuperando el stock ganadero y que en los próximos 10 años el rodeo nacional crecerá alrededor de 10 por ciento.

–Desde ya le digo que una cosa es que se esté recuperando el stock y otra muy distinta es que se haya frenado la caída.

–Veo que está filoso, don Produ. El ministro sostuvo que una mejora en la infraestructura, aumento en la base forrajera y un mayor uso de genética, como así también de la retención de vientres y la recría de hembras serán las claves para incrementar de manera sostenible el stock bovino actual.

–Mire, yo no sé qué estará mirando el ministro, pero mis amigos de Aacrea me comentaron que, según la primera vacunación por la aftosa, casi todas las provincias habrían sufrido alguna merma en el rodeo, incluso Córdoba.

–Esa no la tenía. Ahora el que escucha soy yo.

–Sin contar Buenos Aires, sólo cuatro provincias aumentaron su stock: Entre Ríos, La Pampa, Chaco y San Juan. En el resto cayó el número de cabezas vacunadas.

–¿Y el descenso ha sido fuerte?

–Bueno, eso depende de cada provincia. Las mayores mermas ocurrieron en Mendoza, La Rioja y Jujuy. Pero lo fundamental es ver las zonas más importantes. En Córdoba, la caída fue de cinco por ciento y algo menos en Santa Fe y Corrientes.

–Tengo entendido que durante el primer semestre se inoculó a todo el rodeo nacional excepto vacas y toros (animales mayores a dos años) de Buenos Aires.

–Correcto. Eso pasa por la famosa resolución 181 del Senasa.

–¿Y cuáles fueron los resultados globales?

–Respecto de 2010, el número de terneros y vaquillonas se incrementó 4,4 y 2,6 por ciento respectivamente, pero las cabezas de novillos y novillitos descendieron 12,4 y 5,5 por ciento.

–Eso significa, entonces, que algo se ha mejorado en los destetes.

–El nivel durante este año aumentó seis puntos porcentuales. Pero se encuentra muy por debajo de los valores alcanzados durante 2006 y 2007.

–Entonces, lo de Domínguez no son más que buenas intenciones.

–Lo dijo usted, no yo

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *