15 de octubre de 2011 11:19 AM
Imprimir

El Valle pierde participación en este importante mercado

Las exportaciones regionales de frutas crecen, pero aparecen nuevos y más agresivos oferentes en destino.Las ventas del valle al vecino país crecen en forma importante, especialmente las de manzanas.

Brasil mantiene con firmeza su demanda de pomáceas y esto, sin dudas, es una gran ayuda en medio de la difícil situación que atraviesa la región del Valle.

Según datos consignados por la Secretaría de Comercio Externo del vecino país (Secex), las exportaciones argentinas de manzanas hacia ese destino totalizaron en los primeros nueve meses del año 48.890 toneladas.

La cifra refleja un crecimiento del orden del 59% en relación con las ventas consolidadas en el mismo período del año anterior y del orden del 40% cuando se la compara con los volúmenes promedios colocados en las últimas cinco temporadas.

En peras también se observa un crecimiento de las exportaciones, pero es algo más limitado en comparación con el de los envíos de manzanas.

Los datos oficiales dan cuenta de que los embarques de esta especie con destino al mercado brasileño, con corte el 30 de septiembre, alcanzaron las 132.360 toneladas, volumen un 6% superior al correspondiente al mismo período del 2010 y un 5% por encima del promedio de ventas consignado en las últimas cinco temporadas.

Si bien en los últimos meses la crisis financiera internacional generó un grado de incertidumbre importante en todo el Mercosur, todo indica que la situación tiende a estabilizarse.

Es así que el dólar en el vecino país, luego de rozar los dos reales por unidad días atrás, esta semana terminó cerca del piso de 1,75 reales, lo que no deja de ser otra buena noticia para la industria exportadora del Valle.

Pese ello, persiste la inestabilidad en el mercado internacional, con epicentro de la crisis en Europa, otro de los grandes destinos hacia donde se orienta la oferta exportable del Valle. De no existir una solución a la capitalización de la banca europea, los problemas volverán a trasladarse al Mercosur y, junto con ellos, la incertidumbre para el sector frutícola regional.

Una solución al problema financiero de Europa sería clave para los operadores del Valle, teniendo en cuenta el “efecto contagio” que esta crisis podría generar.

Pero volvamos a las estadísticas de venta. Haciendo un minucioso análisis de las cifras, hay que diferenciar, por un lado, la evolución que ha experimentado el mercado de las peras en Brasil y, por otro, el de manzanas.

Peras: crecen los volúmenes

 Entre los datos positivos que exhibe Brasil para la fruticultura de la región, considerando el caso puntual de las peras, habría que mencionar:

• El crecimiento sostenido que vienen mostrando las ventas. En los primeros nueve meses del año las exportaciones argentinas hacia ese destino totalizaron 132.000 toneladas, cifra que se encuentra entre las más altas de las dos últimas décadas.

• La demanda en este destino se mantiene muy firme, producto de una economía que sigue incorporando ciudadanos al consumo gracias a una mejora en el poder adquisitivo del segmento asalariado de ese país.

• Los precios (CIF, mercadería puesta en destino) se sostienen en valores relativamente altos y esto permite generar retornos positivos para la actividad. Los promedios informados de los últimos nueve meses alcanzan 0,84 dólares por kilo de fruta vendida, valor levemente inferior al promedio del año anterior y un 15% superior al del 2009.

• Argentina lidera el mercado de importación de peras, con posibilidades importantes de seguir creciendo en su participación.

Entre los puntos negativos que muestra el desarrollo de las peras en el mercado brasileño se podrían destacar:

• La pérdida de cuotas en las góndolas del vecino país. Si bien se observa un crecimiento sostenido de las ventas hacia Brasil, en los hechos el Valle está cediendo mercado a terceros países productores que colocan su pera en ese destino. Las frías estadísticas dan sustento a este concepto: en el 2007 Argentina concentraba el 96% del total de las ventas de peras importadas en Brasil, en el 2009 este indicador se ubicó en el 91% y en los primeros nueve meses de este año se desplomó al 84%. Para algunos analistas esto es transitorio y obedece a una cuestión de bajos precios en Europa (ver nota aparte). Sin embargo, algunos operadores señalan lo contrario: la evolución observada tiende a consolidarse y esto se debe al desarrollo económico que muestra el Mercosur, en el que hay que incluir la guerra de divisas que afecta a muchos de estos países.

• Portugal y España mantendrán creciente su oferta hacia Brasil teniendo en cuenta que, históricamente, los mayores embarques se producen en el último trimestre de cada año. En lo que va de la presente temporada estos dos países llegaron al mercado brasileño con cerca de 23.000 toneladas de peras de las variedades Rocha y, en menor medida, Williams.

• Si bien en los primeros nueve meses del 2011 el precio promedio de la pera europea fue un 30% superior a las cotizaciones que logró la oferta argentina, los valores promedios en septiembre fueron similares a los logrados por la fruta del Valle. Las estadísticas muestran, en este sentido, que las cotizaciones de la pera europea en Brasil están cayendo y esta tendencia podría continuar (por el mayor volumen que ingrese en el último trimestre del año), lo que pondría “un techo” a los valores de las peras argentinas que lleguen a ese mercado.

• Frente a este escenario, no hay que descartar problemas para la pera del Valle en la última parte de la temporada.

• Mucha Williams y Packhams argentina está ingresando al mercado brasileño con problemas de calidad, lo que genera presiones sobre las cotizaciones generales del mercado a la baja.

Manzanas: fuerte crecimiento de ventas

 Entre los puntos positivos que muestra el desarrollo de esta especie en el mercado brasileño es importante destacar:

• El salto que registraron las ventas en esta temporada fue uno de los más importantes de las últimas décadas. Según las estadísticas oficiales, al cierre de septiembre Argentina llevaba colocadas en el vecino país unas 48.890 toneladas, cifra que da cuenta de un crecimiento del orden del 59% en relación con el mismo período del año anterior.

• Las cotizaciones en destino se mantienen relativamente firmes, teniendo en cuenta los valores logrados en las últimas cinco temporadas. Esto permite generar retornos positivos para la actividad.

• Argentina lidera las importaciones brasileñas de manzanas y concentra hoy el 78% de las compras totales de esta especie que realiza el vecino país.

• En la última parte del año, a diferencia de lo que se prevé para las peras, el escenario seguirá siendo positivo. Los operadores esperan una menor oferta desde Chile ya que los stocks de manzanas en ese país están cayendo y lo mismo pasa con la manzana (Fuji) brasileña, respecto de la cual se proyectan menos inventarios al comparar los volúmenes consignados con el año anterior. Este escenario determinaría una menor oferta desde el hemisferio sur y no hay indicios de que Europa vaya a aumentar sus exportaciones hacia Brasil, lo que permite entrever un mercado relativamente “limpio” para la manzana argentina en esta parte del año.

• Los precios con los que ha entrado la manzana chilena en las góndolas del principal socio del Mercosur han crecido en los últimos meses, lo que permite poner “un piso” más alto para la fruta argentina, siempre hablando de aquella de calidad.

En relación con los puntos negativos que muestra el desarrollo de las manzanas argentinas en el mercado brasileño, es importante destacar:

• Se está perdiendo progresivamente participación en el mercado. En el 2007 las exportaciones de manzanas argentinas representaban el 90% del total de las importaciones brasileñas. Hoy esa relación se sitúa en el 78%.

• Mucha es la fruta argentina que no presenta la calidad adecuada, tal como sucede en el caso de las peras.

Conclusiones

 Brasil es hoy observado por los distintos países productores de frutas del mundo como uno de los mercados con mayores posibilidades de desarrollo.

A esto hay que sumar la paridad cambiaria poco competitiva que tiene hoy el real, lo que atrae aún más a los operadores externos que intentan colocar su fruta en ese destino.

Argentina cede, en forma lenta pero progresiva, cuotas de participación en ese importante mercado. Las estadísticas oficiales así lo reflejan.

De mantenerse esta tendencia, en poco tiempo más la producción del Valle tendrá que competir con una mayor oferta de pomáceas, lo que sin dudas profundizaría el escenario de crisis que hoy enfrenta la actividad.

javier lojo
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *