15 de octubre de 2011 20:49 PM
Imprimir

En 20 años las hectáreas de uva Moscatel disminuyeron un 64%

Un informe del INV revela que de las 10 mil hectáreas que había en el país en 1990 hoy sólo sobreviven apenas algo menos de 4 mil, y el 89% de las cepas tiene una edad mayor a los 25 años. El Gobierno de San Juan lanzó un plan para rescatar esta variedad implantada desde la época colonial para el uso como vinos, aguardientes, mistelas, pasas y uva en fresco.

Un estudio elaborado por el Departamento de Estadística y Estudios de Mercado del Instituto Nacional de Vitivinicultura indica que la variedad Moscatel de Alejandría, de acuerdo a datos provisorios de la Actualización Registro de viñedos 2010-2011, cuenta en el país con 3.671 hectáreas, lo que indica un descenso del 34% con relación al año 2000 y una caída del 64% respecto a 1990 cuando en aquella época había una superficie plantada de 10.184 hectáreas. Esta caída preocupa al sector vitivinícola, pero más alarmante si se tiene en cuenta el envejecimiento de las cepas, ya que el 89% de la superficie tiene una antigüedad mayor a los 25 años.

La producción en kilos en el país no superó los 61 millones lo que refleja el bajo rendimiento por hectárea promedio que ronda algo más de 16.000 kilos.

San Juan representó en el año 2010 el 78,74% de las hectáreas plantadas en el país con esta cepa. Le siguen Mendoza con el 10,56% y La Rioja con el 9,24%.

En la provincia San Juan las 3.265 ha se distribuyen principalmente en el departamento Veinticinco de Mayo, Sarmiento y Caucete que representan el 50% del total provincial.

La caída del Moscatel se debe en gran parte a la desaparición de viñateros chicos que junto a la Cereza eran sus uvas preferidas. En 20 años se pasó de 9 mil viñedos a algo más de 5 mil siendo las zonas de Chimbas, Rawson, Rivadavia, Santa Lucía, Pocito y Albardón las más afectadas ya que hoy hay barrios y chacras donde antes había parrales.

Origen e historia

Moscatel de Alejandría, de Málaga o Romano es una cepa blanca conocida por diversos nombres a lo largo y ancho del mundo. Esta variedad está considerada una vid antigua y se cree se originó en el Norte de África y que el nombre probablemente deriva de su asociación con los antiguos egipcios que usaron esta uva para hacer vino. Es una variedad blanca considerada de triple propósito pues se destina a consumo en fresco, preparación de pasas de uva y a elaborar vinos y mostos.

Los especialistas mencionan que los racimos son grandes y poco compactos, de frutos gruesos, carnosos, de color amarillo pálido hasta verdosos, de gran poder aromático y alto contenido de azúcar. Se utiliza para la producción de vinos más bien dulces y secos, con aromas potentes, elegantes y florales, se combina también con otras variedades para darle más carácter. También se utiliza en combinación con otras variedades para hacer cavas, champagne, o como espumosos monovarietales.

Como uva de mesa es muy apreciado por su sabor amoscatelado, pulpa firme y hollejo de espesor medio y es resistente al transporte.

Se cultiva en la isla de Samos, en la región del Egeo del Noreste de Grecia, en Italia, Chile, Bolivia, Portugal, Chipre, Francia, Australia, Sudáfrica y otros países. También está extendida en España en especial en zonas costeras como Valencia, Málaga, Alicante, Cádiz, Jerez y Canarias. Es variedad principal en las denominaciones de origen de Málaga y Valencia.

En Málaga la uva se mezcla a menudo con Pedro Giménez para crear un vino fuerte que varía en color del dorado al negro oscuro. En Australia, la uva se usa a menudo en la producción de Cream Sherry (“crema de jerez” es una variedad común de jerez dulce hecho a partir de oloroso). En Portugal, Vinho Moscatel (vino moscatel) es un vino dulce ampliamente producido en la región de la península de Setúbal, justo al sur de Lisboa, así como en Favaios, Alijó y otras zonas del Douro portugués, en el Portugal septentrional.

En los artículos consultados se menciona que en Argentina fue una de las primeras variedades que ingresaron al país hace más de 500 años y que esta variedad representó a San Juan durante décadas en el mercado interno y que comenzó a decaer perdiendo rendimiento. Las uvas Moscatel eran una de las que más se consumían frescas en el mercado interno.

Buscan sello de calidad

A los efectos de rescatar el valor de esta variedad para la provincia, el Gobierno de San Juan y el Ministerio de Producción y Desarrollo Económico prepararon un proyecto denominado Sello de Calidad Moscatel Sanjuanino e Indicación Geográfica. En la página web del Ministerio en cuestión se menciona que “se trata de protocolos de calidad específicos para los productos derivados de la uva Moscatel de Alejandría, y el sistema operativo de gestión de calidad para la puesta en valor de toda la cadena productiva de esta variedad histórica en la provincia.

El proyecto fue elaborado en el marco de COCAP, Cohesión Social a través del Fortalecimiento de Cadenas Productivas, a partir de la detección de la baja rentabilidad obtenida por pequeños y medianos productores de Moscatel de Alejandría, en el transcurso de las reuniones de Usina Vitivinícola. Además, San Juan es su principal productora y es la provincia donde esta variedad ha logrado su mejor expresión.

El proyecto busca volver a posicionar al Moscatel a partir de agrupar a sus productores, mejorar su rendimiento y rentabilidad; aumentar la cantidad de hectáreas que actualmente tiene la provincia y sustituir los viñedos viejos de Moscatel por nuevas plantas libres de virus.

Lo Sellos de Calidad responden a un sistema voluntario de control; garantizan un atributo de valor y destacan un atributo diferenciador, que debe verse reflejado en el valor final del producto. Este aporte de calidad diferenciadora en el producto se detecta en su composición, origen de las materias primas, modo de producción, método de elaboración, características organolépticas superiores y también los aspectos sociales.

Bajo este criterio, el Sello de Calidad Moscatel Sanjuanino sólo se otorgará a los productos derivados de la uva (vitis vinífera) de la variedad Moscatel de Alejandría, producida a partir de viñedos implantados o a implantarse en el territorio de la provincia de San Juan. El indicativo de origen podrá expresar el departamento de procedencia de las uvas. Por ejemplo: una pasa de uva elaborada con uvas procedentes de Zonda podrá apelar directamente al uso del nombre del Departamento: Moscatel Sanjuanino Zonda.

Por su parte, los protocolos de calidad regulan los parámetros físico-químicos y sensoriales que serán considerados y exigidos para la correspondiente certificación del Sello de Calidad Moscatel Sanjuanino, y se aplicarán para: Uva de mesa, pasas de uva en grano, pasas de uva en racimo y pasas de uva en licor; y vinos básicos, diferenciados, y espumantes.

Se implementará un proceso de validación de estos protocolos propuestos, tarea a cargo de una mesa de trabajo en la que participan las cámaras del sector, el INV, productores de moscatel, municipios y funcionarios y técnicos del Ministerio de Producción”.

Producción

Del total producido de esta uva en el año 2010 el 76% correspondió a San Juan, el 12,24% a La Rioja, el 11% a Mendoza. El 97% de la producción de esta uva tuvo como destino elaboración.

Los despachos de vinos varietales autorizados para consumo en el mercado interno en el año 2010 han tenido una baja del 3,07%. Dentro de los volúmenes despachados se puede observar que la participación relativa de vinos de variedad Moscatel de Alejandría representa el 0,01%.

En el año 2010 se comercializaron en el mercado interno 9.200 litros en la provincia de Mendoza y 4.700 litros en San Juan. Las ventas se realizaron en botellas de 750 cc y en damajuanas de 3.000 a 5.000 centímetros cúbicos.

En Mendoza estos vinos se vendieron en el rango de precios de 8 a 16 pesos por litro. En San Juan el mayor volumen se negoció en el rango de más de 20 pesos por litro.

Durante el año 2010 los vinos varietales de Moscatel de Alejandría tuvieron un muy buen desempeño posicionándose en el 9º lugar en el ranking de varietales adquiridos por el exterior y significó el 1,70% de los hectolitros exportados.

Los países de destino fueron el 99% a Estados Unidos y el 1% a Japón. En el primer país el mayor volumen se comercializó a granel en la franja de hasta 2 dólares por litro y el volumen fraccionado en la de 2 a 4 dólares por litro. Los envíos a Japón fueron fraccionados y en el rango de hasta 2 dólares por litro.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *