16 de octubre de 2011 00:36 AM
Imprimir

Innovación que beneficia al agro

La componen 3 profesionales que crearon un software (el único de fabricación nacional) para brindar todo tipo de información sobre los cultivos

La reciente muerte del genio de la informática Steve Jobs dejó a la vista que en la vida trascienden aquellos que innovan. Salvando las distancias, pero siempre dentro del ámbito del desarrollo de las nuevas tecnologías, está el caso de 3 profesionales locales -Miguel Rizo (48), analista en Sistemas; Daniel Ruiz (48), contador público y Ramiro de Diego (35), licenciado en Informática- que diseñaron un sofisticado software aplicado al agro para obtener todo tipo de información y que es único en el país. Permite medir desde niveles de humedad (incluso de la superficie de la hoja), pasando por temperatura y hasta velocidad de crecimiento de los granos de uva. Así nació Agrometrix, una firma netamente local que necesitó del ‘empujoncito’ económico estatal (140 mil pesos de Aportes No Reembolsables y otros 140 mil pesos que debieron poner de su bolsillo) a través del Fonsoft, que es un plan nacional para subsidiar la industria del software, que por años estuvo al margen.

En el 2001, tanto Daniel como Miguel quedaron en la calle luego de trabajar por años en una empresa mendocina de seguimiento satelital a consecuencia de la crisis que puso al país en jaque. ‘Luego de quedar desempleados empezamos a ver varios negocios. Primero empezamos en el negocio del GNC, que nos va muy bien, posteriormente creamos una empresa de tecnología (Innova Soluciones) y en el año 2010 nace oficialmente Agrometrix, con la idea de cubrir un nicho que en el país estaba virgen y que debe valerse de firmas del exterior para brindar este tipo de información. Nosotros nos valimos de nuestra experiencia, que era la telemetría aplicado a algo que se mueve, entonces dijimos hagamos telemetría para algo quieto y así empezó todo’’, contó Rizo, que inició a gestar la idea desde su finca que se ubica en Caucete y que cuando la adquirió le dijeron que en esa zona era ‘imposible’’ plantar allí variedades de uvas finas por las condiciones del clima. Ese ‘imposible’’ para este trío de profesionales significó un desafío, que por supuesto se transformó en una oportunidad de emprender un negocio. Primero empezaron midiendo la humedad del suelo, hasta conseguir los recursos para disponer de un abanico de 256 variables medibles.

‘Creemos que lo que se viene es la agricultura de precisión. Hoy necesitas al terminar la cosecha cantidad y calidad y para eso tenés que conocer el contexto en el que estás, en este caso es el medio ambiente y sus condiciones’’, contó Ruiz. El diseño del software es igual de complejo como de sencillo. Es que esa información llega al productor que contrató el servicio de una forma muy simple, al punto que, por ejemplo, un alerta de helada llega a los teléfonos celulares de los interesados con una frase bien clara: ‘Probabilidad de heladas, presentarse en la finca y encender los caloventores‘.

‘Es un servicio que permite no correr riesgos, no especular con lo que podría pasar, sino que se centra en lo real, en base a los datos que se transmiten on line. El Data Center es de nosotros y el cliente tiene su clave y nombre de usuario que le permite acceder desde donde quiere y ver lo que pasa en su campo. Por ejemplo, puede estar de viaje, meterse a través de su teléfono celular y tener tranquilidad que está informado al instante de lo que pasa en sus tierras’’, explicó Rizo

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *