17 de octubre de 2011 10:51 AM
Imprimir

Alivio para la Argentina: el G-20 no insistirá con regulación de commodities

La idea de Francia de poner topes a los precios de los alimentos fue excluida del documento que acordaron los ministros de Economía en París. China será la clave.

La presión de los países emergentes, con Brasil, Rusia, Australia y China a la cabeza y con la Argentina como actor de reparto, dio resultado. Los ministros de Economía de los países miembros del G-20, reunidos en París, dejaron afuera del borrador del documento que discutirán los presidentes en la cumbre de noviembre en esa ciudad francesa cualquier mención a la regulación de los precios de las materias primas.

La idea de poner tope a los precios de los commodities es impulsada con Francia desde comienzos de año y fue bien recibida por el resto de los países desarrollados, con excepción de los Estados Unidos, productor de alimentos. En cambio, fue rechazada de plano por los emergentes, que aprovecharon los precios sostenidos de las materias primas en los últimos años para crecer de forma sostenida y ganar poder en los ámbitos de discusión global.

Tras ideas y venidas, la idea que enarboló Francia –que detenta la presidencia del G-20 este año– no prosperó. Proponía introducir topes más duros que evitaran la especulación en los mercados de materias primas de alimentos y energía. Se buscaba imponer límites al tamaño de las posiciones que un operador puede mantener.

Fuentes del G-20 dijeron que se espera que el grupo apruebe un reporte de la Organización Internacional de Comisiones de Valores (OICV) sobre el beneficio de imponer límites de operaciones, pero que seguiría siendo “opcional”, según consigna la agencia Reuters. La Commodity Futures Trading Commission estadounidense discutirá límites fijos el martes, pero en Europa no hay consenso.

La decisión de apartar cualquier mención a la regulación de los precios de las materias primas fue interpretada por el ministro de Economía, Amado Boudou, como un triunfo propio. “Nosotros nos opusimos oportunamente y hemos logrado que ahora ni siquiera apareciera en la declaración” que discutirán los presidentes en la cumbre de comienzos de noviembre, dijo el candidato a vicepresidente del oficialismo a la agencia Télam desde Francia. También valoró la inclusión del “trabajo como inclusión” entre las puertas de salida de la crisis.

Más sutil pero determinante fue el explícito llamado a combatir a los paraísos fiscales. El empleo de esas dos palabras en vez del eufemismo “países no cooperantes” dejó a la Argentina exenta de cualquier reclamo, de cara a las negociaciones que el país mantiene con el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) por la legislación antilavado.

En el plano global, las discusiones por la suerte de la eurozona dominaron el escenario. No obstante, fue determinante el compromiso que tomó China de equilibrar su balanza comercial impulsando su mercado interno. Eso podría garantizar más años de precios altos para las exportaciones argentinas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *