17 de octubre de 2011 00:41 AM
Imprimir

El valor agregado y las retenciones

La política agropecuaria del gobierno tiene criterios claros que deben ser comprendidos para obtener beneficios a partir de esquemas asociativos, indicó el consultor Carlos Seggiaro en un reciente encuentro de los CREA del Oeste Arenoso. Seggiaro dijo que la retención del maíz “no está puesta con un criterio fiscalista, sino para separar el precio local […]

La política agropecuaria del gobierno tiene criterios claros que deben ser comprendidos para obtener beneficios a partir de esquemas asociativos, indicó el consultor Carlos Seggiaro en un reciente encuentro de los CREA del Oeste Arenoso.

Seggiaro dijo que la retención del maíz “no está puesta con un criterio fiscalista, sino para separar el precio local del internacional; eso representa una amenaza para muchos productores y una oportunidad para otros”.

En cuanto a la famosa “industrialización de la producción agrícola”, mencionó el caso de los biocombustibles. “Para exportar soja la retención es 35 por ciento, pero si se exporta biodiésel es de 14 por ciento”. Otro caso es el trigo, que tiene una retención del 23 por ciento, mientras que la harina de trigo paga un derecho del 13 por ciento y los fideos, del 5 por ciento.

También podría incluirse acá -dijo- a los alimentos balanceados, que tienen un derecho de exportación del 5 por ciento y un reintegro del 2 por ciento (es decir, pagan una retención efectiva de apenas el 3 por ciento).

Seggiaro también indicó que el negocio de la agricultura en campos de terceros requiere hoy niveles crecientes de escala para poder licuar los altos costos de los alquileres. Y agregó que esa carrera expulsa a los más “pequeños”, ya sea por falta de escala o por la tentación de convertirse en “rentistas”.

“Ese proceso es una verdadera amenaza para los acopiadores y para las cooperativas, porque, a medida que salen productores del sistema, se quedan sin clientes o sin socios”, explicó.

Además, manifestó que una manera de revertir ese proceso es promover esquemas asociativos para industrializar la producción.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *