19 de octubre de 2011 13:10 PM
Imprimir

La Argentina es el primer exportador de biodiésel

El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, afirmó ayer que la Argentina «es el primer exportador de biodiésel en el mundo», elogió «la magnitud y la calidad» de la producción nacional y señaló que las ganancias que generen los biocombustibles deben servir para sostener el crecimiento de las regiones donde se producen e industrializan.

«De esta cadena de valor debemos armar la mesa de trabajo para que las plusvalías que generen los biocombustibles se queden en las localidades donde se producen las materias primas (caña de azúcar, soja y maíz) y en especial donde se las procesa», dijo el funcionario al participar ayer al mediodía en Santa Fe de la segunda reunión anual del sector.

El encuentro, en el que participan representantes de toda la cadena de valor de los biocombustibles, se realiza en la comuna de Avellaneda, en el departamento de General Obligado, en la zona noreste de la provincia de Santa Fe.

En el país se producen 2.400.000 toneladas anuales de biodiésel, de los cuales 1.600.000 se exportan y 800.000 toneladas (33 por ciento) se destinan al corte del 7 por ciento en el gasoil para consumo interno. Esas 800.000 toneladas de biodiésel sustituyen importaciones de gasoil por u$s 900 millones.

La Argentina también produce actualmente alrededor de 120.000 metros cúbicos anuales de bioetanol, con una proyección para el final de esta zafra de alcanzar los 180.000 metros cúbicos.

La totalidad del bioetanol proviene de la caña de azúcar. A partir del próximo año, parte de la producción de maíz también se utilizará para producir bioetanol, lo que elevará la oferta a 218.000 metros cúbicos.

En su exposición, De Vido dijo que el objetivo del Gobierno es que «el millón de biodiésel que se va a producir de más entre 2012 y 2013 se consuma en el país, porque eso va a significar que están creciendo la industria, los ferrocarriles, la integración con la energía renovable a partir de turbinas accionadas al 100 por ciento con biocombustibles».

En relación con las trabas arancelarias dispuestas por los países más desarrollados, De Vido sostuvo: «Ellos hacen lo que les conviene y nosotros tenemos que hacer lo que nos conviene, es decir usar la integración para avanzar en las prioridades que el sector de biocombustibles demande, para que éstos asuman el rol protagónico en la matriz energética nacional».

Por el sector privado, el empresario Roberto Urquía, titular de la Aceitera General Deheza (AGD), aseguró que «la producción de biodiésel de la Argentina crecerá casi el triple, a 7 millones de toneladas en 2015».

«Del total de la producción, sólo el 20 por ciento de la soja se destina a aceite y el 80 por ciento para hacer carne. Los productores agropecuarios y el campo han hecho una combinación de su producción y producen alimentos y combustibles a la vez. Eso es hacer sustentable una producción», sostuvo el empresario.

Por último, señaló que «la Argentina es el primer país que implementó tecnología sustentable para preservar la tierra y el medio ambiente. En Europa ellos contaminan y tienen la hipocresía de exigirnos a nosotros sustentabilidad».

Por su parte, Fernando Peláez, presidente de la Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO), aseguró que «la producción de biocombustibles en 2007 fue de 200.000 toneladas y hoy estamos ya en una capacidad instalada de 3 millones de toneladas de biodiésel, de los que se está exportando 1,4 millón de toneladas». Y agregó: «Tenemos que crecer al corte del 10 por ciento lo antes que se pueda y seguir creciendo».

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *