19 de octubre de 2011 13:03 PM
Imprimir

Calculan que casi 60 por ciento de la soja ya se negoció con anticipación a buen precio

PARAGUAY : Entre el 50 y el 60 por ciento de la cosecha futura de soja, que apunta a cerca de 8 millones de toneladas, ya se negoció anticipadamente debido a que ayudaron los altos precios en la etapa presiembra, de julio-agosto, señaló ayer uno de los directores de la Cámara Paraguaya de Cereales y Oleaginosas (Capeco), Ing. César Jure.

“Con los altos precios iniciales de la soja, creo que el productor podría lograr una cotización promedio de US$ 420 por tonelada, cerca de US$ 40 más que el año pasado, según los pronósticos”, dijo Jure, quien participó junto al Lic. Jorge Heisecke, Ricardo Wolmeister, la Lic. Sonia Tomassone y Dennis Stephens del acto de apertura del seminario internacional sobre comercio de granos y oleaginosas y de acceso a mercados, que sigue hoy en el local de Capeco.

El alto exponente de Capeco explicó que uno de los debates en la primera jornada fue sobre las regulaciones extremas de algunos mercados en relación con la presencia accidental de organismos genéticamente modificados, o contaminación adventicia, de embarques. Se dijo que dicha situación podría significar en un futuro próximo trabas muy importantes para nuestros país e incluso bloqueo de algunos destinos.

Protocolo de Cartagena

En el seminario, Dennis Stephens, secretario general de la Coalición Internacional de Granos (IGTC), explicó que el gremio se creó como consecuencia del protocolo de Cartagena.

Recordó que los principales exportadores mundiales de granos, como EE.UU., Canadá y otros no firmaron ese convenio, por considerarlo no arriesgado.

Añadió que se necesitaba un lugar donde discutir políticas para poder influenciar en los Gobierno para que las decisiones que se tomen en ese protocolo no afecten directamente en el comercio.

Por su parte, Paul Green, de la organización NAEGA, de Estados Unidos, habló de la problemática que se crea en el comercio de granos con la presencia adventicia de organismos genéticamente modificados en productos que no lo son.

Informó que hay países que tienen tolerancia cero, o tolerancia 0,01 por ciento en relación a posibilidades de contaminación con otros productos transgénicos, que es muy difícil de cumplir porque quiere decir que solo puede haber un grano en un barco de 40.000 toneladas.

Añadió que ese tipo de exigencias distorsionan el comercio, porque al salir podría haber sido bien, y sin embargo, cuando llega, está contaminado, hecho que suele suceder porque es imposible segregar los envíos.

Explicó que, por ejemplo, se usan las mismas cintas para transportar soja, maíz y varios otros productos. Con esto la probabilidad de que se quede y se mezcle un grano de maíz en 40.000 granos de soja es factible. Esto, podría significar rechazos de cargas en el futuro.

Sobre los costos dijo que aumentan en la medida que la exigencia del mercado se acerca a cero tolerancia, porque exige mayor cantidad de muestreo y análisis. En el caso de Paraguay, exige que se haga doble y podría costar hasta un 50 por ciento del valor del embarque

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *