20 de octubre de 2011 16:38 PM
Imprimir

El cultivo de flores se perfila como el nuevo nicho productivo de la IV región

CHILE ; Un mercado interno en crecimiento y uno externo que está desabastecido justo cuando en la zona se efectúa la cosecha son ventajas para los agricultores.

El mercado de flores en el país mueve alrededor de US$ 70 millones al año, pero sólo US$ 3 millones son aportados por las exportaciones, lo que indica que existe un gigantesco potencial de crecimiento si se logra entrar a nuevos mercados, lo cual de acuerdo a los expertos, sería beneficioso en varios sentidos, especialmente, en lo referido a la obtención de mejores precios de venta de estos productos agrícolas.

Para aprovechar esta oportunidad, existen algunas ventajas, pero también riesgos, sobre todo hoy donde EE.UU. y algunos países de Europa, están en las puertas de una nueva crisis económica.

Ayer este mercado fue analizado durante un seminario organizado por ProChile en La Serena. Jimena Castillo, directora regional de este organismo, quien gran parte de su carrera profesional la realizó en Holanda, uno de los principales productores de flores en el mundo, considera que la Región de Coquimbo tiene posibilidades concretas de entrar en este negocio y que de hecho ya existen algunas empresas en el rubro que están exportando.

Castillo, además, detalló que la demanda por estas especies en el mundo no está satisfecha, algo que se debiese poner atención, ya que, a su juicio, “las flores dejan una muy buena ganancia”, es decir, se habla de hasta 70 centavos de euros por tallo, lo que hoy es equivalente a unos 480 pesos.

Otro aspecto que también juega a favor de este negocio es que “el margen de ganancia es bueno porque estamos a contra estación de los grandes compradores de flores del mundo, como los países de Europa, Japón y EE.UU.”, aseveró Castillo. Esto significa que las cosechas de este tipo de productos están realizándose, justamente, cuando esos mercados están desabastecidos, con lo cual “van supliendo la demanda cuando es invierno en otras regiones”. Esta ventaja también fue reconocida por expertos internacionales que asistieron a este seminario.

La oportunidad estaría tanto en los cultivos de flores de cortes, pero también de las vendidas en macetas, de cactus y de follaje ornamental. “Las características climáticas están, los terrenos están, la gente está dispuesta, pero lo que hay que hacer es organizar mejor a la gente para que entienda a los mercados externos”.

En específico, las posibilidades estarían para las calas, los lilium y tulipanes, tipos de flor que por condiciones climáticas no pueden cultivarse en los países que podrían ser la competencia chilena, como Colombia, Ecuador o Perú, pero sí en Chile.

Mario Cely, gerente de la Asociación de Productores y Exportadores de Flores de Chile, indicó que “las oportunidades para el mercado existen”, incluso hoy donde se vislumbran turbulencias económicas mundiales, periodos donde los consumidores comienzan a prescindir de artículos que no son de primera necesidad.

“Hay una gran necesidad de flores urgentemente, las oportunidades están”, aseguró, lamentablemente, a su parecer existen problemas al interior de la industria que pueden hacer perder estas oportunidades. Por ejemplo, el ejecutivo indicó que hay dificultades en materia logística aeroportuaria, como también de una desconocida imagen de Chile como productor de flores.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *