21 de octubre de 2011 11:10 AM
Imprimir

Informe de oferta y demanda mundial de granos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA)

Hace aproximadamente un mes al analizar el anterior informe de oferta y demanda mundial de granos del USDA, decíamos que los informes en general pueden dar poca información. Parece un contrasentido, el USDA pone un equipo de gente impresionante, infraestructura logística de primer mundo para elaborar un informe que dice poca cosa.

Bueno, en realidad eso es llevarlo al extremo, el concepto del que hablábamos hace un mes se refería a la gran película del mercado, en donde las grandes tendencias mandan y se pueden esperar pocos cambios. En cualquier caso, por un lado, los cambios aparecen y además aparecen eventos aislados e impredecibles que también afectan las relaciones de oferta y demanda mundial de granos. Como agregado, el cambio climático, genera mayor volatilidad en esta variable productiva. Aún así, y aquí volvemos a lo del principio, la oferta es relativamente predecible y la demanda también, por ello es que hacíamos la simplificación, muy injusta por cierto, de que se puede esperar poco de los informes. Antes de la publicación del presente informe, nuestra principal expectativa sobre el mismo se refería a las confirmaciones de la demanda mundial. ¿Por qué esta preocupación? La explicación es relativamente sencilla. Se ha especulado mucho sobre como afectaría la actual crisis mundial al mercado mundial de granos y el razonamiento que uno hace es el siguiente; la actual crisis afecta escencialmente a Estados Unidos y Europa (el primer mundo por excelencia) y el mercado que estamos analizando se refiere a alimentos. A partir de esto es que, en nuestra óptica, la única forma en que la actual crisis afectaría el consumo mundial de granos es porque se afectara tanto el poder adquisitivo del primer mundo que afectaría el consumo de alimentos. A priori parece una situación poco probable. De allí la expectativa referida a la confirmación de la demanda mundial de granos. Vayamos al análisis para ver si estábamos en lo cierto o no.

Trigo

En el caso del trigo, el informe corrige al alza los stocks iniciales en algo más del 1%, lo que representa algo más de 2 millones de toneladas. La estimación de producción se incrementa en algo más de 3 millones de toneladas. El consumo mundial se corrige a la baja en aproximadamente 2,5 millones de toneladas, pero ojo, aquí tenemos comportamientos diferentes. Mientras Europa mantiene incambiadas sus expectativas de consumo, Estados Unidos corrige a la baja en algo más de 2 millones de toneladas. El otro actor importante que corrige a la baja su expectativa de consumo es Australia, el resto se mantiene con pocos cambios. En la región la situación se mantiene con pocos cambios, Argentina y Brasil sin modificaciones, tanto en lo que refiere a oferta como a demanda. Uruguay con una expectativa de cosecha del entorno de las 2 millones de toneladas, que generaría un saldo exportable superior a 1,5 millones de toneladas y Paraguay con un pequeño saldo exportable totalizan un superávit esperado para la región que será de más de 3 millones de toneladas para exportar extrazona.

Maíz

Se corrige al alza la previsión de stocks iniciales del grano forrajero en casi 5,5 millones de toneladas. La producción se corrige también al alza en casi 5,5 millones de toneladas. El consumo también experimenta una corrección del mismo orden (5,1 millones de toneladas). Todos estos cambios se traducen en un incremento en la previsión de stocks finales de 5,8 millones de toneladas. Dentro de estos cambios, ni Europa ni Estados Unidos disminuyen sus expectativas de consumo. En el caso del maíz, a diferencia del trigo, se mantiene una situación crítica y es que la producción anual es inferior al consumo anual, lo que se traduce en un paulatino recorte de los stocks del grano. Esta situación parece ya ser crónica en los últimos años y la oferta no logra compensar la misma. La región es claramente superavitaria ya que el saldo exportable se ubica en el entorno de las 30 millones de toneladas, prácticamente el 30% del comercio internacional de maíz.

Soja

La soja es el mercado que menos correcciones sufre, o mejor dicho de menor magnitud. Se corrigen al alza los stocks iniciales en menos de 0,5 millones de toneladas. La producción mundial se corrige a la baja apenas 0,15% (algo más de 300 mil toneladas). El consumo mundial se corrige a la baja aproximadamente medio millón de toneladas y por ende los stocks finales se incrementan en aproximadamente el mismo volumen. Es importante destacar nuevamente que el consumo tanto en Europa como en Estados Unidos lejos de caer, en Europa se mantiene y en Estados Unidos se incrementa. En síntesis, se confirma la hipótesis de base de este análisis y la crisis no estaría afectando el consumo de commodities agrícolas y por tanto, en lo que refiere a este análisis las componentes de oferta y demanda no están siendo los responsables de las variaciones de precios sino la incertidumbre mundial, sobretodo en los inversores. Este punto se repite en todas las crisis, y en el momento de mayor incertidumbre se da un fuerte movimiento hacia las posiciones percibidas como menos riesgosas, normalmente papeles del gobierno americano, y paulatinamente se vuelve a las posiciones en commodities. Entendemos que nos encontramos actualmente en este momento.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *