21 de octubre de 2011 11:13 AM
Imprimir

Medidas de alto impacto en producción ovina

URUGUAY : El técnico del S.U.L. (Secretariado Uruguayo de la Lana) Ing. Marcelo Grattarola hace referencia a algunas actividades que la institución.

El técnico del S.U.L. (Secretariado Uruguayo de la Lana) Ing. Marcelo Grattarola hace referencia a algunas actividades que la institución estuvo llevando a cabo con la cooperativa COPAGRAN de Paysandú, vinculadas con el rubro ovino, -actividad ésta muy arraigada por la zona norte del país-, Grattarola señala que “hemos estado trabajando conjuntamente con COPAGRAN Paysandú -teniendo en cuenta el buen momento del rubro ovino- en jornadas de motivación en que hacer tanto individual como en trabajo conjunto por parte de los productores, a principios del mes de setiembre se llevó adelante un taller y la idea es seguir trabajando en una línea para aunar voluntades con el enfoque puesto en que una mejor producción redundará en mejor ingreso por el rubro. En ese taller surgen algunas consideraciones por parte de los participantes a quienes se les pregunta ¿cuál es la percepción que tienen del momento del rubro ovino?, ¿qué están haciendo en sus empresas en particular? ¿cuáles son las limitantes principales?.”

“En general –explica Grattarola- la percepción que se tiene del rubro es positiva, aunque también se expresa que el tiempo de buenos precios todavía es insuficiente para consolidar al rubro en las prioridades de inversión, si bien se está invirtiendo, son mejores precios y el ingreso neto es mayor, (se ven alambrados nuevos, mejoramientos en pasturas y aguadas), el productor sopesa donde realizar esa inversión. Igualmente consideran que es insuficiente todavía el precio de la lana y de la carne ovina para llevar adelante estas inversiones a largo plazo, y que el momento es muy bueno para el rubro vacuno, se reconoce que el ovino con este nivel de precios y con un nivel medio de producción compite y se complementa con el vacuno en esas opciones de inversión. Se advierte que el productor intenta una mejora en la productividad y en el ingreso del rubro más por animal que por hectárea, en los casos que se analizaron en ese taller en el caso del ovino es que hay más preocupación por mejorar los indicadores a nivel individual que aumentar la cantidad de animales por hectárea. Eso tiene cierta lógica para el momento si tenemos en cuenta que en esta zona los campos están con la carga completa, habiendo una disponibilidad media a baja en el forraje y con anuncios por delante de menos disponibilidad de agua. Cuando uno analiza que cambio podría introducir para esta mejora en los ingresos, surgen tres variables fundamentales que tienen mayor impacto para mayor producción y mejor ingresos: Tasa de procreo, engordar los animales y el diámetro.

A la hora de definir prioridades de que hacer primero si afinar, engordar el cordero o aumentar los porcentajes de señalada, lo que ayuda a tomar las decisiones correctas a la hora de priorizar alguna de las variantes es la de menor costo relativo, la de mayor impacto y la de menor complejidad, todo esto analizando lo que han hecho los productores en el pasado, con las tecnologías y conocimientos que han adoptado para cualquiera de los casos”.

“Si uno analiza sobre una majada base  descuidada por sus indicadores productivos  –explica Grattarola- que tiene todos los números bajos, (70 % de procreo, baja producción de lana y gruesa de más de 30 micras) si planteamos una mejora con los conocimientos actuales aplicando las tres variables planteadas para llegar a un 90 % de procreos, engordar el cordero y pasar de venderlo a campo venderlo gordo, bajar el diámetro de 30 a 25 micras, uno se pregunta ¿cuál es el impacto de estas variables? Y es sorprendente, si realizamos todas las mejoras (mejoramos procreos, engordamos el cordero y bajamos el diámetro) el impacto es de un 50 % a favor del productor. La suma del total de indicadores aplicando todas las mejoras a la vez, es de un 50 % desglosado en un 22 % por mejora de los procreos, un 22 % por engordar los corderos y un 10 % por bajar el diámetro. De esto se puede deducir que el mayor impacto lo dan los indicadores de carne por sobre los indicadores de la lana, ya que estos además se dan en menos tiempo con mayor respuesta en lo que es el margen bruto donde ya están descontados los gastos directos y mejoramientos.  Esto con solo mejorar los procreos de 70 a 90 % y bajar el micronaje de la lana de 30 a 25 micras”.

Este ejemplo que utiliza el técnico es para una majada base que esté mal trabajada y que los productores no estén atendiendo ninguno de esos tres aspectos, quienes ya estén trabajando en alguno de los mismos los números son otros.

Como se destaca en la nota con poco se puede hacer mucho, solo basta con iniciar el camino de mejoramiento que los números finales vienen solos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *