21 de octubre de 2011 16:41 PM
Imprimir

¿Qué los chinos nos compran carne? ¡Pura verdura!

Argentina y China suscribieron no hace mucho un acuerdo para regular las exportaciones argentinas que no se cumple. El Gigante Asiático decidió no autorizar el ingreso directo a su mercado de menudencias bovinas argentinas tal como sucede con la carne bovina. Mientras tanto, se intenta abrir el mercado de hortalizas.

La noticia publicada este viernes (21/10) por la Voz del Campo da cuenta de un nuevo cuento chino. Esta vez, nada tiene que ver  con la soja. 

Argentina y China suscribieron no hace mucho un acuerdo para regular las exportaciones argentinas. Sin embargo, el Gigante Asiático decidió no autorizar el ingreso directo a su mercado de menudencias bovinas argentinas tal como sucede con la carne bovina.

El pasado 19/07 el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, y el titular del equivalente chino al SENASA, Zhi Shupping confirmaban el comienzo de las exportaciones de carne argentina a China. .

En un encuentro mantenido en Beijing, Domínguez y el titular de la AQSIQ, el organismo de rango ministerial encargado de la sanidad animal y vegetal, mostraban su conformidad por la finalización de todos los procedimientos previos a la exportación de carne de vaca desde la Argentina.

“Es para nosotros un orgullo llegar a China con un producto de altísima calidad como es la carne argentina”, destacaba entonces Domínguez.

En noviembre del año pasado, la Argentina y China habían firmado el protocolo fitosanitario y luego de varios meses de trabajo, los técnicos de ambos países dejaron lista su implementación como para que el primer embarque de carne vacuna argentina llegue al país asiático en 45 días.

El titular de la AQSIQ, Zhi Shupping, recordaba que tanto Rusia, como USA y la Unión Europea, quieren acceder como abastecedores del mercado de carne vacuna chino, pero no pueden cumplir con las exigencias del país asiático.

En la actualidad, el mercado chino de carne vacuna es de una cifra cercana a las 40 mil toneladas, y aunque no representa una cifra demasiado significativa, se duplica año a año.

Hoy por hoy, llegan a China cortes de carne vacuna desde Australia, Nueva Zelanda, Uruguay y Brasil.

“Nosotros no podíamos quedarnos afuera”, detacaban entonces desde la delegación oficial.

Además de la carne vacuna, Domínguez y Shupping firmaron protocolos para la exportación a China de harina de carne y hueso bovina y harina de sangre, además de un convenio que le permitirá a los cítricos argentinos ingresar al país asiático por los puertos del sur, lo que les permitirá posicionarse mejor en la distribución. Tambien suscribieron entonces un convenio de cooperación en materia de vinos.

Evidentemente, no cayó muy bien en el ámbito de la industria frigorífica la decisión de China de suspender el ingreso de estas exportaciones argentinas.

Las razones de por qué China desestimó ahora el ingreso de todas las menudencias bovinas (el protocolo bilateral no autorizaba a las llamadas verdes, entre las que se incluye el mondongo) no está claro.

Lo que hay en concreto es que hace alrededor de 30 días, una misión sanitaria china vino al país a recorrer frigoríficos habilitados y se hizo presente en una planta ciclo dos de menudencias, que no hace faena. En ese lugar, los técnicos asiáticos preguntaron dónde estaban los animales para faena, a lo que se le respondió que el establecimiento no estaba integrado con un ciclo uno (donde se realiza la matanza). Al parecer, y a partir de ello, China decidió suspender el ingreso de los subproductos de Argentina.

Cabe resaltar que lo que acaba de suspenderse es el envió directo
. Siempre se puede triangular, figura geométrica indispensable para hacer negocios. Honk Kong provee esa posibilidad. Eso si, a un valor menor que si fuera en forma directa. China cobra un arancel por el ingreso desde Hong Kong.

Los chinos tienen sus peculiaridades para negociar e intentan a ultranza mantener su imposición de condiciones. Por el momento, el tema de las menudencias se está negociando entre las autoridades sanitarias y comerciales; pero no cayó bien en la industria la suspensión china, a tal punto que Argentina tenía previsto realizar una degustación de carne bovina en cadenas de restaurantes y hoteles de las principales ciudades chinas, que, momentáneamente, ha quedado en suspenso.

Lo que si compran los chinos siguen siendo productos hortícolas. Productores cordobeses nucleados en la Delegación local de Federación Agraria Argentina (FAA) viajarán el viernes 28/10 a China, en el marco de una gira comercial para buscar nuevas oportunidades de negocios.

Según informó la FAA, la delegación será integrada por ruralistas y técnicos de distintas localidades, como Cruz del Eje, Hernando, El Tío, Carrilobo y del cinturón verde de la ciudad de Córdoba.

La misión, encabezada por el presidente del Consejo Delegado Córdoba de la entidad, Agustín Pizzichini, buscará conocer “diversos proyectos asiáticos de industrialización y producción”.

Visitarán poblaciones como Shangai, Xian y Beijing, donde los visitantes tomarán contacto con productores y empresas durante los 20 días que durará la gira.

Por su parte, la embajada china en Argentina ya adelantó la intención de su gobierno de realizar inversiones en tecnología para el cinturón verde capitalino y otras localidades del interior, y analiza también la posibilidad de comprar de manera directa la producción.

Pizzichini destacó que el viaje se realiza gracias a un convenio firmado entre la cooperativa federada Cocaproseco y el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.

“La Embajada nos informó del creciente interés de los chinos en invertir en la Argentina y también de diversificar la importación de alimentos. Desde nuestro lado, los productores quieren avanzar en proyectos de industrialización y no depender exclusivamente del mercado interno. Nos ocurre con el tomate o con otros productos que, cuando hay sobreoferta, los precios se deprimen y no hay a quien venderle la producción”, explicó Pizzichini.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *