28 de diciembre de 2009 14:09 PM
Imprimir

La raza charolais gana mercado con los cruzamientos bajos en grasa

La situación de la ganadería en Argentina es muy compleja y ha provocado dificultades a cientos de productores. Sin embargo, una raza tal vez poco conocida en el mercado local pudo sacar "provecho" de esta realidad y adaptarse para seguir produciendo.

Los productores de ganado bovino charolais están abocados a los cruzamientos y en las categorías de consumo, exportación, liviana y pesada, los ejemplares cruzados con charolais han logrado muchos premios en los últimos concursos.

Uno de los cruzamientos más trabajados es con angus colorado que “está andando muy bien en vaquillonas livianas que inclusive obtuvieron los mejores precios del día en el Mercado de Liniers”, explicó el vicepresidente de la Asociación Argentina de Criadores de Charolais, Enrique Boado.

La raza se tuvo que adaptar a la realidad político-económica de nuestro país y lo que anteriormente era una raza de exportación, debido a los cambios en el alimento carne, “logramos los nichos de consumo liviano donde antes el cruzamiento con charolais era prácticamente imposible”, puntualizó Boado. Luego aseguró que “al subir la faena del ternero, el cruzamiento ha favorecido a la raza”.

En la actualidad no hay datos concretos respecto de la cantidad de cabezas charolais puros y controlados en el país. De todas maneras, en la Asociación confirman que “los machos se están vendiendo muy bien y sobre finales del año nos quedamos sin toros. Principalmente para el norte de Santa Fe, Entre Ríos, Salta y en los últimos tiempos Buenos Aires, San Luis y Neuquén”.

Charolais tiene una rápida conversión, escases de grasa, que es necesario en la actualidad. En este sentido, Boado explicó que “debido a que para llevar a los terneros británicos al kilaje permitido para la faena se está engrasando un poco el animal, fundamentalmente en los cortes del asado”.

Actualidad y perspectivas

Hoy no se venden vacas puras de charolais directas para el consumo de carne, salvo algunas excepciones de animales de descarte, por lo que se comercializa con cruzamientos. “Entonces –remarcó el directivo de la Asociación- en el mercado internacional los cruzamientos están muy bien vistos porque le permite a los novillos de razas británicas alcanzar el kilaje holgadamente sin engrasarse”.

Por último, al ser consultado en torno a la situación actual de la ganadería argentina, Enrique Boado dijo que “ha llevado a una terrible liquidación de vientres” pero se esperanzó con que “en algún tiempo se normalice la situación”. En este panorama, según el productor, la raza “pudo adaptarse y sacar provecho de un momento complicado y encontrar el nicho de mercado con los cruzamientos”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *