21 de octubre de 2011 12:37 PM
Imprimir

Oferta de maíz en EE.UU., en el nivel más bajo desde 1995

La plaza financiera sigue condicionando en gran medida al mercado de granos, que logra mejorar sus precios con buenas noticias macroeconómicas y los recorta con malas expectativas.

Desde el lado de los fundamentos propios del mercado, el informe del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) agregó bastante poco a un mercado más preocupado por las Bolsas y la cotización del dólar que por las relaciones de oferta y demanda globales.

El USDA recortó por tercera vez consecutiva su proyección sobre la cosecha norteamericana de maíz, algo que ya había adelantado el mercado, aunque la disminución de septiembre a octubre fue de solamente un 0,5 por ciento. La nueva proyección de oferta coloca a los inventarios finales de maíz en Estados Unidos en el nivel más bajo desde 1995.

El USDA también redujo en este informe su estimación de la cosecha norteamericana de soja, dato que no estaba presente en los cálculos de varios operadores.

Volviendo al maíz, el balance sugiere un recorte en las exportaciones norteamericanas, que ahora son proyectadas en solamente 40,6 millones de toneladas, reflejando seguramente algún racionamiento por parte de la demanda, ante los elevados precios que se registraban varias semanas atrás, aunque sin contemplar que la reciente caída en los precios podrá generar un renovado canal de compras.

Este nivel de exportaciones proyectadas resultará, así, el más bajo desde la campaña 2002/03, cuando aún no se contabilizaba una relación entre existencias globales y uso tan ajustadas como en la actualidad.

También en el balance de maíz se alude a que las importaciones chinas totalizarán dos millones de toneladas en esta campaña, sin tomar en cuenta que esta cifra ya se encuentra anotada, y existen rumores de nuevos negocios de entre 1 y 1,5 millón de toneladas, ya que esta nación se encuentra empeñada en la tarea de reconstruir sus reservas en este ciclo.

China se mostró recientemente más flexible a la adquisición de materiales genéticamente modificados, situación que habilita para que Estados Unidos siga proveyéndolos de esta materia prima.

Algunos analistas tampoco encuentran razonable la reducción del consumo doméstico norteamericano. Con la baja en las cotizaciones realizada en el curso del mes de septiembre se espera que el consumo repunte, tanto para engordar animales como para la elaboración de etanol, con los precios del petróleo repuntando y mejoras en los márgenes de elaboración.

Según los analistas de Goldman Sachs, los precios de la soja mejorarán en relación con los del maíz en el curso de los próximos tres a seis meses. Esta proyección había sido anticipada por estos especialistas unos meses atrás, quienes para los próximos meses esperan que la soja alcance un nivel de precios de entre u$s 463 y u$s 478 para habilitar, de este modo, a una mayor superficie de siembra en la próxima campaña.

También en relación con los precios, la analista del mercado de oleaginosas de Jefferies Bache, Anne Frick, sostiene que la cotización más baja de esta temporada para el cultivo de soja en Estados Unidos fue la registrada el 4 de este mes, momento en que la posición para entrega en el mes de noviembre en Chicago alcanzó una cotización mínima de u$s 423,30.

Según Frick, el mercado tendrá un «rally» poscosecha que podría alcanzar su máxima expresión alrededor del Día de Acción de Gracias, que este año se celebrará el próximo 24 de noviembre, seguido de un nuevo retroceso a partir del mes de diciembre.

De todos modos, la especialista cree que los retrocesos resultarán moderados, dada la incertidumbre que reina en torno al tamaño de la cosecha sudamericana y las especulaciones sobre la superficie que se implantará en Estados Unidos en la próxima campaña 2012/13.

Frick no cree que volvamos a testear las cotizaciones de fines de agosto y principios de septiembre, a no ser que se genere una profunda preocupación en torno al escenario productivo sudamericano.

Basándose en las proyecciones de oferta de la próxima primavera boreal, Frick proyecta precios para el período febrero-mayo, y para la posición de entrega julio en Chicago, de entre u$s 441 y u$s 496 por tonelada.

La cosecha de los cultivos de verano en Estados Unidos continúa su ritmo, anunciando la proximidad del final de esta etapa.

La soja se encuentra recolectada en un 69 por ciento, comprada con el 51 por ciento de la semana anterior y el 81 por ciento del año anterior en esta fecha.

La cosecha de maíz se materializó en un 47 por ciento, comparada con el 33 por ciento de la semana anterior y el 66 por ciento de 2010.
Informe de Panagrícola

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *