28 de diciembre de 2009 15:33 PM
Imprimir

Orsolini arrancó sus funciones con todo

El diputado nacional por Chaco ya presentó cuatro proyectos vinculados al agro. Los subsidios a productores ganaderos de su provincia, los deudores bancarios y el reparto de la Cuota Hilton fueron sus prioridades

En el inicio de un nuevo periodo legislativo, el flamante diputado nacional por Chaco, Pablo Orsolini, arrancó con todo sus funciones, y ya presentó cuatro proyectos de resolución vinculados al sector agropecuario. La primera propuesta, que fue girada a las comisiones de Agricultura y Ganadería, y la de Presupuesto y Hacienda, apunta a que se les otorgue un subsidio a los criadores de bovinos de Chaco con hasta 1.000 vientres. En los fundamentos, Orsolini resalta que los productores ganaderos de su provincia “fueron muy afectados por la sequía” y que “se estima una pérdida de 230.000 cabezas, de las cuales el 70% corresponde a hembras, que no es un dato menor”. Para el ex vicepresidente 1º de la Federación Agraria Argentina, “estos números serán ratificados tras el periodo de vacunación por la Comisión Provincial de Sanidad Animal (Coprosa), ya que en la campaña anterior se notó una disminución en el rodeo provincial del 4%. Se espera mucho más para este periodo”. “El campo chaqueño tuvo el peor resultado en once años, después de aquella campaña agrícola 1997/98, que sufrió graves pérdidas por inundaciones”, indicó el diputado de la Unión Cívica Radical. Orsolini aseguró que “la pérdida total del sector ganadero, correspondiente a 2009, es de 305 millones de pesos”. El segundo proyecto del diputado chaqueño hace hincapié en diversas cuestiones vinculadas al reparto de la Cuota Hilton. Entre otras cosas, Orsolini pide que “se analice y reconsidere la suspensión del límite de la Cuota Hilton aplicada por la secretaría de Comercio Interior a la Federación Chaqueña de Sociedades Rurales”. También apunta a que “se haga extensivo el reparto a todo el país con el objetivo de federalizar la Cuota Hilton”. “La pérdida por incumplimiento del tonelaje asignado por la Unión Europea implicaría, la destrucción de innumerables fuentes de empleo en la industria frigorífica, una profundización de la crisis de la ganadería y la pérdida de divisas genuinas a la Argentina”, consideró Orsolini en los fundamentos. Y agregó: “la falta de previsibilidad y la baja de precios provocada por estos atrasos benefician sólo a los mayores operadores de la industria, en detrimento de los frigoríficos más chicos y de los productores, favoreciendo la concentración y generando focos de corrupción”. En su tercer proyecto, el diputado chaqueño solicita al Poder Ejecutivo que “instruya, a través del Banco de la Nación Argentina, para que se agilice la implementación del Convenio de esta entidad bancaria con el Gobierno del Chaco, Ley 6.141”. También pide que “se contemplen refinanciaciones a los productores con dificultades para cumplir con sus compromisos financieros, suspendiendo las acciones judiciales y adecuando las exigencias de pago a la posibilidad de cada productor”. Además de “estudiar la posibilidad de condonaciones en aquellos productores que avalen la imposibilidad de hacer frente a su endeudamiento, dando preferencia a pequeños y medianos productores y a los productores mayores de 65 años de edad”. En especial, el legislador pide que se atienda el caso de la propietaria de dos hectáreas en la localidad bonaerense de Ascensión, que están siendo demandados por el Banco de la Nación; y los desalojos indígenas. Con el cuarto proyecto, el diputado busca que “se dispongan las medidas necesarias para la implementar la Emergencia Agropecuaria para los productores algodoneros chaqueños”. Orsolini quiere, entre otras cosas, que se asista a los pequeños y medianos productores “para su subsistencia”; que se prorrogue el vencimiento de los créditos; y que se efectivice “el pago real del kilogramo de algodón por cosecha”. La producción algodonera, según el diputado, está en manos de “cerca 9.000 pequeños productores entre minifundistas, productores de subsistencia y comunidades aborígenes, que trabajan alrededor de 16.000 hectáreas de algodón”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *