23 de octubre de 2011 13:13 PM
Imprimir

Crisis europea pega en demanda de carne pero menor oferta compensa

URUGUAY : Cautela. Desde la UE los importadores se cubren de cambios en monedas.

La carne uruguaya tiene suficientes mercados para defenderse frente a la crisis económica en la Unión Europea. Por ahora no hay problemas de demanda y la crisis encuentra a la industria con pocos volúmenes para exportar.

La crisis económica que está afectando a varios países de la Unión Europea, en el mundo de la carne parece ser diferente a la que se vivió en 2008, donde había problemas de demanda, pero no de oferta.

Ahora, debido a la volatilidad de las monedas y los cambios permanentes en su comportamiento, los importadores del viejo continente bajaron coyunturalmente su demanda, pero la ventaja es que Uruguay tiene muy poca oferta.

 

El volumen exportado por los frigoríficos uruguayos a la Unión Europea cayó 16,25% -según datos del Instituto Nacional de Carnes parciales a octubre-, porque se habían enviado 46.533 toneladas peso con hueso frente a las 55.567 toneladas exportadas a igual fecha del año pasado.

Los importadores europeos se llevan las mejores partes de la res, un juego de cortes conocido como rump & loin que incluye bife ancho, angosto, cuadril y lomo. En estos cortes, que son los más tiernos, la calidad está acorde con el precio.

“En los países de la Unión Europea bajó el consumo de carne y también la demanda, pero esa menor demanda se contrarresta con una muy baja oferta. Eso hace que los precios para el rump & loin enfriado hayan subido durante los últimos dos meses, pero en el caso del congelado, el mercado está pesadísimo y los valores bajaron sensiblemente”, confirmó a El País Patrick Long, operador de mercado y principal de All Meat Trading.

En este destino todo depende de qué moneda está más fuerte, si el euro o el dólar. “Si el euro se revalúa frente al dólar, el panorama de precios puede cambiar rápidamente. Si el euro se devalúa y queda por debajo de 1,30 dólares, también se comenzarán a afectar los valores de la carne enfriada”, admite el operador.

Según su visión, la situación no se arreglará “ni en el corto ni en el mediano plazo”.

“Podrá existir un pequeño mantenimiento de la demanda previo a las fiestas de fin de año -que siempre son un pico alto de ventas-, pero pienso que a principios del 2012, la tónica será de baja demanda y valores débiles”, afirmó.

RIESGOSO. Los precios del rump & loin uruguayo ya bajaron entre 3% y 5% en una semana. En el caso de la carne uruguaya, el juego de cortes antes mencionado vale alrededor de US$ 16.500 por tonelada.

Alejandro Berruti, principal de United Breeders y Packers también ve complicado este mercado. “Los importadores dicen que hoy la volatilidad de las monedas es tan alta que al comprar carne de Sudamérica tienen mayor riesgo. Con un solo negocio pueden hacerse millonarios o fundirse”. Si compran carne en Uruguay para volcar en Rusia -el principal mercado- desde que concretan el negocio hasta que se embarca el producto y llega a destino pasan entre 45 y 60 días. Prefieren no tomar ese riesgo y comprar la carne en algún país europeo, desde donde la suben a un camión y está en destino en los siguientes siete o 10 días.

“Los operadores europeos, al bajar el nivel de riesgo, también están bajando la demanda y la que viene hoy desde el exterior es bastante limitada. Por otro lado, los frigoríficos no quieren ajustar los valores a la baja, porque compraron el ganado a un precio alto y saben que reponer esa carne que van a vender en el futuro, puede costarles más caro”, explicó Berruti. En Uruguay sigue muy reducida la oferta de ganado gordo y eso que las semanas anteriores había 5 frigoríficos cerrados (PUL, Lorsinal, las dos plantas de Marfrig y Schneck), pero la industria continúa teniendo una alta capacidad ociosa. Los frigoríficos se prepararon para faenar entre 2,3 y 2,5 millones de cabezas al año, pero la oferta se redujo y será difícil superar los 2 millones de bovinos.

REALIDAD. “No hay problemas desde el punto de vista de la demanda”, aseguró a El País el vicepresidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Fernando Pérez Abella, a diferencia de lo que dicen los operadores, igual compartió la visión de estos en cuanto a la volatilidad actual de las monedas.

“Hoy por hoy, la carne bovina uruguaya tiene mercados suficientes para cubrirse ante cualquier problema en el europeo”, sostuvo. Recordó que los frigoríficos no están exportando carnes a México, porque existen otros destinos que pagan mejor la producción. “Hoy por hoy, la industria elige el mercado al que le quiere vender la carne y no tiene problemas de mercado”, aseguró.                     El País

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *