28 de diciembre de 2009 15:49 PM
Imprimir

Estudian casos de tuberculosis bovina en búfalos

La tuberculosis bovina es una enfermedad infecciosa causada por Mycobacterium bovis, a la que el búfalo también es susceptible

Por eso es que un equipo de profesionales de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) aislaron en búfalos de la región, cepas de la Mycobacterium bovis, el agente causal de la Tuberculosis en el ganado bovino, una situación que reviste trascendencia para la cría de este animal en el país. En la Argentina, alrededor del 4% o más de las cabezas de bovinos registra la enfermedad, y el 38%, en promedio, de los rodeos poseen uno o más animales infectados.
Esta enfermedad crónica en bovinos adquiere relevancia frente a la longevidad de los búfalos cuya vida productiva se puede extender a veinte años, proporcionando mayores posibilidades de desarrollo y transmisión de la misma.
Esto dio origen a dos proyectos de beca de posgrado de la Secretaría General de Ciencia y Técnica de la UNNE y de tesis doctoral llevados a cabo por la médica veterinaria María Celeste Guanziroli Stefani.
Es así que, con el apoyo de la Cátedra de Microbiología de la Facultad de Ciencias Veterinarias, se aislaron a partir de búfalos de la zona, cepas de esta bacteria, una de las cuales es la predominante en el ganado bovino de la región (espoligotipo 34) y la otra es originaria de Brasil (espoligotipo 49) desde donde provienen muchos de los búfalos del nordeste argentino.
La caracterización genética de las cepas fueron llevadas a cabo en el Instituto de Biotecnología del INTA-Castelar.
La doctora María Elena Cicuta, titular de la Cátedra de Microbiología de la Facultad de Veterinarias y bajo cuya dirección se lleva a cabo la investigación, explicó que la detección del “espoligotipo 34” tiene un gran significado epidemiológico ya que está evidenciando el contagio entre bovinos y bubalinos, a diferencia de lo que ocurre en Brasil donde las cepas de M. bovis aisladas de búfalos tienen sus espoligotipos exclusivos, diferentes a los del bovino
En los campos lindantes a los habitados por búfalos se encuentran poblados de bovinos que circunstancialmente invaden los establecimientos bufalinos.
En tanto, el hallazgo del “espoligotipo 49”, propio de búfalos de Brasil, delata la procedencia de los búfalos de la zona que efectivamente provinieron del vecino país.
La profesional agregó que en base a estudios diagnósticos sobre Mycobacterium bovis, se considera necesario establecer parámetros específicos para los búfalos, tomándose en cuenta las diferencias de respuesta inmune entre bovinos y bubalinos.
Por ello en el marco de la investigación se tipificaron las cepas de micobacterias aisladas de la realización de las pruebas tuberculínicas en los búfalos, acompañada del diagnóstico histopatológico y pruebas de biología molecular.
Dentro de los estudios para detectar la enfermedad en búfalos, se estudiaron animales provenientes de diversos establecimientos de Corrientes, Formosa y hasta de Buenos Aires.
La investigadora refirió que la permanencia de Mycobacterium bovis limita las posibilidades del sector ganadero y la comercialización internacional, influyendo negativamente en la rentabilidad de las explotaciones, en la calidad de los productos y en el consumo y la salud humana.
Además, indicó que los signos clínicos en animales pueden estar ausentes en los primeros estadios de la enfermedad que, siendo una zoonosis, se transforma en riesgo ocupacional para quienes trabajan con animales, como veterinarios, tamberos, trabajadores rurales, personal de frigoríficos y otros.
De allí la importancia que el Plan Nacional de Control y Erradicación de la Tuberculosis Bovina, implementado por el SENASA desde 1994, sea llevado a cabo y se establezcan los parámetros más adecuados para ser aplicados a búfalos debido al incremento de la explotación de esta especie, muy valorada por la resistencia innata al calor de la región, precocidad, calidad de su carne y derivados lácteos.
Precisó que uno de los principales problemas que surgen en el curso de las campañas de control y erradicación de la tuberculosis bovina es la reaparición de la infección en rebaños que fueron saneados en fases anteriores, con el consiguiente costo económico derivado.
En la mayoría de los casos no es posible aclarar epidemiológicamente el origen del foco, pudiendo tratarse de una reinfección o bien de un rebrote de la infección, que habría quedado latente en alguno de los animales del rebaño, sin que las técnicas de diagnóstico disponibles fueran capaces de detectarlo.
Para aclarar este origen es importante utilizar técnicas de biología molecular que permitan conocer la heterogeneidad genética de las cepas por regiones geográfico-
ganaderas y de esta forma poder identificarlas, para establecer medidas que limiten su diseminación.
La epidemiología molecular de las infecciones por M. bovis en los animales y el hombre está siendo usada como una nueva y poderosa herramienta para seguir la transmisión de la tuberculosis bovina.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *