24 de octubre de 2011 12:45 PM
Imprimir

Se viene el Mercado Electrónico de Vinos, Mostos y Uvas

Los plazos ya están corriendo y en unos dos meses empezará a operar en Mendoza y para todo el país el Mercado Electrónico de Vinos, Mostos y Uva, una iniciativa de la Bolsa de Comercio, el Mercado de Valores, el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), el Gobierno Nacional y la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), dentro del Plan Estratégico Vitivinícola (PEVI).

El proyecto, que contempla una inversión del Estado nacional de $1,4 millones, se propone transparentar las condiciones de mercado en las que se compran y venden vinos de terceros a granel o fraccionados, mosto y uvas, al tiempo que el objetivo es mejorar la calidad y contribuir a la estabilización de los precios, explicaron Guillermo García, titular del INV, Amadeo Reig, gerente bursátil de la Bolsa de Comercio.

El aporte de $1,4 millones se utilizará por el INV para financiar por un año el funcionamiento del sistema y para la construcción en su cese de Ciudad del primer Banco de Muestras, una división clave para el Mercado que funcionará dentro del organismo. Este banco receptará, calificará y almacenará las muestras de vino de los lotes que se venderán en forma electrónica.

Pero para entender mejor de qué estamos hablando cuando se hace referencia a un Mercado Electrónico de Vinos, Mostos y Uva, aquí van cinco preguntas clave:

-¿Qué es el Mercado Electrónico de Vinos, Mostos y Uva?

-Es un espacio virtual donde compradores y vendedores de vinos, mostos y uva se van a poder encontrar, hacer sus ofertas y cerrar operaciones de compra venta de sus productos desde cualquier parte del país o del mundo vía Internet y a través de un agente de bolsa y operador de mercado.

Entre los objetivos y ventajas, sus impulsores prevén que el Mercado facilitará el acercamiento de oferentes y demandantes, agilizar los intercambios, transparentar el proceso y la formación de precios, securitizar el mercado y sentar las bases de lo que a futuro puede ser un mercado de futuros para la uva, el vino y mostos como hoy existe para la soja o el petróleo.
Y para que esto tenga éxito, el que vende debe tener la seguridad de que va a cobrar por su producto y el que compra debe tener la seguridad sobre la calidad del producto que adquieren. Esto se llama securitización del proceso.

-¿Cómo se logra la securitización del proceso tanto para el comprador como para el vendedor?

– La base de todo sistema de este tipo es la seguridad y confianza del vendedor sobre que le van a pagar y del comprador sobre la calidad del producto que va a recibir. Para esto el Mercado ofrece distintas garantías. Por un lado se va a operar con la misma plataforma electrónica que hoy usa el Mercado y la Bolsa de Mendoza. Para adquirir vino, cada comprador va a tener que operar con la intermediación de una sociedad de mercado que tiene a agentes de mercado. Esta sociedad y agentes deben constituir como fianza o seguro de caución garantías reales o de una Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) por un valor superior o equivalente a lo que se propone comprar de vino, mosto y uva. Así, si no paga, el vendedor va a poder ejecutar las garantías y saldar su deuda.

Por el lado del vendedor y antes de vender su vino va a tener que presentar una muestra al INV. Allí, por medio del Banco de Muestra, se van a hacer análisis enológicos y sensoriales para determinar las características y calidad del vino. Luego se va a emitir un certificado de calidad y procedencia. Esta información será cargada y pueda a disposición del Mercado y sus compradores por medio de la identificación de las muestras y el lote. Así, desde la misma web, el potencial comprador va a buscar el vino que necesita entre los distintos lotes identificados por color, variedad, calidad enológica, alcohol, azúcar, procedencia y características de cata. Toda información avalada y certificada por el Banco de Muestra del INV. Estos dos mecanismos le van a dar seguridad al sistema.

-¿Cómo funciona?

-La operatoria es simple. Una vez que el comprador tiene a su agente de bolsa y el vendedor ya tiene el certificado de calidad del INV, ambos pueden entrar al Mercado electrónico de vinos, mostos y uva y hacer sus ofertas. Como ocurre con otros activos financieros, se hacen ofertas y contra ofertas hasta que hay acuerdo. Cuando hay acuerdo, se produce un “matching” e inmediatamente en forma electrónica se inmoviliza el vino hasta tanto se haga efectiva la operación en las condiciones de plazos acordada y el producto cambia de titular. Pero para ser más gráficos, aquí está el esquema de funcionamiento proyectado:

[Mercado electrónico de vinos funcionamiento gráfico]

-¿Qué costo tendrá y cómo se financiará?

-El Mercado Electrónico es una iniciativa autosustentada. Todo el proceso tiene un costo con la idea de que se financie su funcionamiento. Aunque este costo es mucho más bajo que el actual y ofrece más seguridad. Hoy en operaciones de compra y venta que se registran en la Bolsa de Mendoza (no son todos ni se cargan en tiempo real como pasará a ser ahora) los costos para las operaciones con vino van del 2 por ciento al 3 por ciento del monto total. El nuevo Mercado tendrá comisiones por un total de 1,5 por ciento sobre la operación. De este total, 0,5 puntos se le cobrará a la bodega compradora, 0,5 puntos a la vendedora y 0,5 puntos se cobra como derecho de mercado a ambas partes. Así se llega al 1,5 por ciento. Lo que se recaude de estas operaciones, cuya adhesión por parte de los privados será voluntaria, servirá para financiar todo el sistema.

-¿A quiénes alcanzaría y cómo?

-La adhesión al Mercado Electrónico de Vinos, Mostos y Uvas es voluntario. Los privados deben querer operar por medio de esta iniciativa. La ventaja, advierten García y Reig, es que ofrece más seguridad, rapidez, transparencia y menores costos para ambas partes. Y los que no quieran entrar, van a poder seguir comprando y vendiendo vino como hasta ahora.

[Elaboración vino por terceros cuadro al 2011]

En Mendoza, según datos del INV, de los 1.169,64 millones de litros de vino elaborados en la cosecha 2011, 687,47 millones fueron de terceros (de productores sin bodegas o trasladistas). Esto representa que en Mendoza, el 59 por ciento del vino que se produce es de tercero, lo que involucra a unos 3.945 productores o trasladistas (Ver cuadro). Hacia este universo está destinado el Mercado Electrónico, con el objetivo de mejorar la calidad, transparentar el mercado, contar con información real y actualizada de precios y stocks y darle seguridad al sistema.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *