24 de octubre de 2011 12:50 PM
Imprimir

La vacuna contra la hidatidosis demostró una inmunidad importante frenando el ciclo de la enfermedad

El jefe de la División Zoonosis del Área Programática Esquel, Gustavo Martínez se mostró satisfecho con la presentación de la vacuna contra la hidatidosis, la cual ayudará a prevenir la enfermedad que afecta al ganado y que luego es transmitida al ser humano. Sin embargo, fue cauto respecto del trabajo que se llevará adelante para la aplicación de la vacuna que lleva por nombre Providean Hidatil EG95 de la empresa Tecnovax.

“La vacuna es el resultado de un proceso de investigación que lleva años y del cual participó activamente gente de la provincia del Chubut. Esta vacuna está destinada al hospedero intermediario que es el ovino y ha demostrado una inmunidad importante frenando el ciclo de la enfermedad” manifestó. Destacó la importancia de la vacuna remarcando que en la provincia del Chubut “tenemos cuatro millones y medio de ovejas”. Mencionó además que la vacuna se aplicará en tres dosis “para lograr la máxima inmunidad. Seria una vacuna efectiva, pero hay que ver cómo se va a implementar. De esto no se ha hablado todavía, pero se ha especulado con que se aplicará, a través del Estado, en lugares donde hay productores minifundistas con pequeñas producciones ovinas y caprinas como una herramienta más de ayuda para poder controlar la enfermedad”.

En relación a los costos de la vacuna sostuvo que “no sé que costos tendrá la dosis ni quién correrá con esos costos. No sabemos si se encargará el Estado – a través de un organismo oficial- o si quedará librado a las posibilidades de los productores y ganaderos. Y si se piensa como una cuestión social para los pequeños productores allí deberá estar presente el Estado”.

Cuidado con el perro

Martínez en diálogo con Jornada señaló que “la Hidatidosis es un ciclo parasitario en el cual el hospedero definitivo es el perro y en Patagonia el gran problema es el hospedero intermediario (ovinos) que son los que mantienen la etapa larval del parásito en forma de quiste. El ser humano actúa como un hospedero accidental contaminándose mediante la materia fecal del perro que está contaminada con los huevos del parásito. Esta es una enfermedad endémica: en el Área Programática tenemos 1.600 casos desde 1984 a la actualidad”. Destacó asimismo que “si bien los casos han bajado con los años todavía sigue siendo una enfermedad que genera una actividad importante en salud para prevenirla porque afecta a muchas personas especialmente del ámbito rural”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *