25 de octubre de 2011 10:38 AM
Imprimir

Los frigoríficos y exportadores necesitan vacas y novillos

Vacas y novillos son las categorías más demandadas por la industria frigorífica mientras que los novillos pesados son requeridos por plantas exportadoras, consideró el especialista Ignacio Iriarte. Con respecto a noviembre del año pasado, cuando el novillo promedió los ocho pesos por kilo vivo, el valor del ganado subió entre 11 y 12 por ciento, […]

Vacas y novillos son las categorías más demandadas por la industria frigorífica mientras que los novillos pesados son requeridos por plantas exportadoras, consideró el especialista Ignacio Iriarte.

Con respecto a noviembre del año pasado, cuando el novillo promedió los ocho pesos por kilo vivo, el valor del ganado subió entre 11 y 12 por ciento, contra un 20 a 22 por ciento de la inflación estimada, sostuvo Iriarte.

“Los valores reales siguen siendo muy favorables y, pese a que la demanda hace meses que le ha puesto un límite al precio de la carne al mostrador, los precios de toda la economía crecen a un ritmo del 25 por ciento anual”, precisó.

Sugirió, en este sentido, “desconfiar ya que así lo indica la experiencia histórica de períodos inflacionarios, sobre el valor real de una variable que comienza a atrasarse: se va a recuperar, total o parcialmente, pero no va a avisar cuándo”.

“Las estrellas del mercado siguen siendo el novillo y la vaca”, dijo el especialista.

Iriarte destacó que falta novillo pesado, buscado por la industria exportadora que, pese a que los embarques están muy reducidos, necesita de esta categoría para cumplir planes mínimos de faena para sus plantas, que están hoy con matanzas bien por debajo de su punto de equilibrio.

Los cierres de industrias se han dado hace ya varios meses, y hoy las grandes plantas exportadoras están luchando por captar la reducida disponibilidad de novillo pesado que existe.

“Debe recordarse que la última campaña de vacunación contra la aftosa reveló que hay en el país 35 por ciento menos de novillos que hace cuatro años atrás”, sostuvo.

Existe una alta proporción de vaca gorda en relación a conserva o manufactura: “esta relación se acentuará con el avance de la primavera y el verano”, apreció el especialista.

Como consecuencia de los menores precios de los cueros, los frigoríficos que prestan servicios de faena intentan por estos días bajar entre un 10 y un 15 por ciento los “recuperos” pagados a sus usuarios.

De acuerdo con la estacionalidad de los últimos años, octubre es un mes de oferta alta, que da lugar en los meses subsiguientes a una caída gradual en la faena que culmina con los “idus de marzo”, momento crítico de alta demanda y baja oferta, para Iriarte.

Por su pate, “los feedlots están en estas semanas sacando lo que encerraron en el período junio-julio pasado, cuando todavía la oferta y el valor de la invernada eran convenientes”.

Este año se encerró menos que el año pasado con una caída del 41 por ciento.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *