25 de octubre de 2011 13:00 PM
Imprimir

La harinera de pescado de Madryn sigue inactiva

La empresa Moliendas del Sur, dedicada a la producción de harina de pescado en su planta de Puerto Madryn, mantiene un nuevo conflicto con su personal por falta de pago de varias quincenas. Pero la gravedad de la situación no se circunscribe a la esfera laboral, ya que además dentro de la planta hay residuos […]

La empresa Moliendas del Sur, dedicada a la producción de harina de pescado en su planta de Puerto Madryn, mantiene un nuevo conflicto con su personal por falta de pago de varias quincenas. Pero la gravedad de la situación no se circunscribe a la esfera laboral, ya que además dentro de la planta hay residuos orgánicos que permanecen sin procesar desde hace quince días, y esa materia prima se encuentra en plena descomposición y no está en condiciones de ser cocida para transformarla en harinas.

Mientras tanto, en el resto de las pesqueras de Puerto Madryn que son proveedoras de esos desechos de pescados, vienen acumulando los mismos en virtud que la harinera está inactiva. Fuentes consultadas por REVISTA PUERTO revelaron que algunas empresas habrían comenzado a volcar varias toneladas de esa materia prima residual en los cuencos del basural a cielo abierto ubicado al norte de la ciudad.

La extensión en el tiempo de esta situación de conflicto con la harinera y su planta paralizada obligaría a que otras pesqueras deban desprenderse de esos desechos transportándolos, sin tratamiento, a la zona del basural. Ello provocaría que cuando se registran vientos del cuadrante norte, la ciudad se vea cubierta de los olores pestilentes que de allí se emanan.

Dos sindicatos son los que llevan adelante la medida de fuerza en Moliendas del Sur, por un lado, los Camioneros fueron los primeros en bloquear el ingreso y salida de transporte, y días después se sumaron los trabajadores del gremio de la Alimentación.

En la víspera, permanecían agolpados en el acceso principal, un grupo de empleados de la firma que han expresado su bronca dejándola plasmada en las paredes de las oficinas de la empresa. Pablo Centeno, uno de los trabajadores de la harinera le contó a este medio los motivos de la protesta. “Hace un mes que no cobramos, nos vienen prometiendo regularizar la situación pero las semanas pasan y apenas hacen depósitos parciales”, relató.

“Ahora tenemos la promesa de que mañana (por hoy) se nos estaría pagando lo que falta de la quincena anterior, pero ya se juntó otra, es decir no hay una solución integral”, dijo y agregó: “para el viernes se estaría abonando la otra quincena que falta, pero a la gente le cuesta confiar porque varias veces nos dijeron lo mismo y no cumplieron”, manifestó.

Centeno sostuvo que se ha tornado casi habitual que los pagos se realicen fuera de término, y que tal circunstancia es generador de malestar dentro del personal, porque además los directivos con poder de decisión no se hallan en Madryn sino en Mar del Plata. “Es una falta de respeto, este trato que tienen con el personal, y mientras no nos paguen vamos a seguir acá afuera con este paro y no dejamos entrar pescado para procesar, ni sacar la producción”, advirtió.

Los problemas financieros de Moliendas del Sur no se limita a Puerto Madryn, sino que las dificultades para cumplir en tiempo y forma con el pago de salarios se extiende también a las plantas de Caleta Olivia y Mar del Plata.
“Esto está pasando en todas las ciudades donde la empresa tiene una planta, no sabemos qué va a pasar, pero acá vamos a aguantar hasta que regularicen los pagos, estamos pidiendo que nos paguen lo que nos corresponde, nada más”, enfatizó.

Cabe recordar que el proceso productivo en la harinera se inicia una vez que la planta ha recibido la materia prima, en este caso, desechos de pescado provenientes de las plantas de procesamiento, los que luego son ingresados y sometidos a un proceso térmico con vapor con el fin de detener la actividad microbiológica y enzimática permitiendo la separación del aceite y los residuos viscosos líquidos. Tras la etapa de cocción se realiza un prensado, esa masa es fuertemente comprimida, escurriendo líquidos y separando una masa sólida la cual es luego deshidratada, y el material seco es molido y almacenado en bolsas o a granel.

En este momento en la planta de Madryn de Moliendas del Sur tienen aún los desechos recolectados de las pesqueras hace más de dos semanas, habría varias toneladas en los depósitos de acopio, es decir en el extremo donde se inicia el proceso productivo. Según trascendió, ese pescado ya no puede ser transformado, sino que necesariamente deberá ser desechado, por lo tanto, el conflicto tiene dos vertientes, uno estrictamente laboral y otro de carácter ambiental, toda vez que los excedentes de pescado de las otras empresas requieren de un lugar para su proceso o para su deposición final.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *