29 de diciembre de 2009 07:33 AM
Imprimir

El mercado en la abulia de ruedas con poco volumen

Una combinación de factores están dejando al mercado de granos en un contexto muy cambiante. Los mismos pasan por la ausencia de noticias fundamentales importantes, un cambio en la tendencia del dólar que ahora se revalúa, los fondos muy comprados, y semanas con ruedas reducidas por los feriados de fin de año.

En primer lugar debemos mencionar que el mercado ha desgastado los fundamentos de los últimos meses: la demora en la trilla de maíz y soja en EEUU, con la posibilidad de que la producción no sea tan buena como lo que predijo el USDA, la fuerte demanda internacional por soja, y los problemas para el arranque de la siembra de soja en Sudamérica. A esto se le suma que el dólar que venía devaluándose activamente, comenzó a revaluarse por una combinación de factores: por un lado los datos desde EEUU son mejores, y todo apunta a que para evitar inflación las tasas vayan subiendo. Por otro lado, desde Europa los problemas de los socios con menordesempeño del bloque económico, generan inquietud para el Euro, que se devalúa. La combinación de factores llevó al Euro/dólar de un nivel de 1,5 y apuntando a 1,6 a tender a 1,4; lo que descomprimió el interés de los administradores de fondos por la cobertura contra la inflación. Sin embargo la inestabilidad de las economías aún persiste, y no podemos descartar este componente del mercado. En lo que hace a nuestra región y las perspectivas de producción de soja y maíz, las condiciones siguen siendo muy buenas en Brasil, donde incluso el problema es que por los excesos de humedad no se pudo trillar trigo para comenzar luego la siembra de la oleaginosa, pero todo hace pensar en que se lograr á una producción récord de 63 / 64 mill.tt. Argentina en tanto tuvo un inicio de campaña complicado, ya que las lluvias no llegaron a tiempo para la implantación en el oeste del país.Sin embargo luego las lluvias se regularizaron, y hoy son pocas las zonas donde la siembra estaría impedida por falta de humedad. Sin embargo, sobre el este d e la zona productiva, las lluvias ya son excesivas y comienzan a generar preocupación. Esta situación que describimos, se completa con una posición muy comprada de los fondos, que están intentando tomar ganancias, y dos semanas, la que pasó y esta, que serán reducidas en la cantidad de ruedas por los feriados de Navidad y Fin de Año, lo cual hace que el bajo volumen de operaciones genere fuertes variaciones para uno u otro lado cuando ingresan órdenes importantes. Haciendo abstracción de ello, debemos decir que la posición muy comprada de los fondos tradicionales genera la posibilidad de toma de ganancias bajistas, pero que luego de la misma los precios podrían volver a mejorar, dadas las incertidumbres que se plantean a futuro. Pasando al plano local, el foco de atención está puesto sobre la situación del trigo, que bien podría convertirse en la del maíz en poco tiempo más. Este mercado ya lleva tres años de intervención (el 2010 sería el cuarto) y la situación es agobiante. Recordemos que se ha perdido mucha intención de siembra, y que pasamos de una producción que apuntaba a los 20 mill.tt. a una que este año se ubicaría entre 7 y 8 mill.tt. dependiendo de los rindes en el sur de Buenos Aires. Con un consumo interno en torno de las 6 mill.tt. pasamos de ser un país de fuerte exportación a uno donde a duras penas queda un saldo exportable. La intervención del gobierno en este mercado tuvo como fin asegurar a los molineros que producen harina para consumo interno, que dispondrían del trigo necesario para abastecer el mercado interno. Estamos hablando de esas 6 mill.tt. El problema que se suscita es la distribución temporal de las compras. Los productores de trigo necesitan el dinero en forma inmediata, sobre todo luego de la pobre campaña 2008/09. Los exportadores son en general quienes realizan las compras fuertes en cosecha. Sin embargo una vez que estos cubrieron el saldo exportable, por miedo a desabastecer el consumo interno y que luego le correspondan penalizaciones, dejaron de vender al exterior, y por lo tanto de comprar en el mercado interno. En teoría las 6 mill.tt. que quedan en el mercado, deberían ser compradas por los molinos, pero estos no están dispues tos a comprarlas y pagarlas todas juntas, o al menos en el volumen que los productores desean vender. También es cierto que los compradores internos vienen aprovechándose de esta circunstancia todos los años, trasladando al productor precios que están muy por debajo del valor internacional del trigo. Momentos como el que estamos viviendo, donde hay mucho interés vendedor y pocos compradores , son propicios para que esto ocurra. Frente a este problema se ensayaron dos salidas, las cuales van ambas por el camino de mayor regulación e intervención del gobierno. El primero pasar porque el Estado compre 1 a 2 mill.tt. de trigo. El segundo pasa por obligar a los molinos locales a comprar un determinado volumen todos los meses.  En cuanto al primero, la gran pregunta será a que precio se comprará el trigo (supuestamente debería ser al valor de mercado que calcula la SAGPyA en función del precio internacional), luego deberíamos ver la calidad, ya que hay muchos trigos que no son aptos para panadería, finalmen te deberemos ver como se distribuye el volumen en cuestión.  Como vemos la intervención directa del mercado generaría muchos problemas. En cuanto a la segunda posibilidad, la cuestión es que si bien esto daría mayor transparencia al mercado, no solucionaría la cuestión de fondo: si la oferta de productores superara a la demanda de los molinos, la situación sería la misma.  Finalmente debemos mencionar que si bien estas propuestas pueden ser bien intencionadas, el único camino para regularizar la situación es liberar el mercado de exportación, transparentar los números de compras y ventas de los actores, y pasar a subsidiar al consumo interno en lugar de la producción.Dante Romano   Director Académico del Centro de Gestión Agropecuaria de Fundación Libertad.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *