25 de octubre de 2011 13:28 PM
Imprimir

Maíz: es compleja su comercialización

La comercialización del maíz “se torna cada día más compleja”, dado que los precios de la cosecha 2010/11 “han caído significativamente y en muchas zonas no hay quien compre la producción”, aseguró un informe elaborado por los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Crea).

El trabajo señaló que, además de los problemas provocados por las restricciones a las exportaciones, en algunas zonas del país “se pierde la mitad del precio del maíz por gastos de flete”.

Al respecto, el productor salteño Lucas Elizalde, contó que “si el maíz se cotiza 600 pesos por tonelada en Rosario, los productores recibimos 300 en el campo por los altísimos gastos de transporte; aún así hay muchos problemas para vender”. Con ese precio se requieren más de 60 quintales por hectárea para cubrir los costos en un campo alquilado, contra un rinde promedio de la zona del orden de 58 quintales por hectárea, con muchos casos de 40 ó 50 quintales por hectárea.

“En esa región no hay consumos que demanden cantidades significativas del cereal y el 90 por ciento de lo producido se orienta a la exportación, por lo que cuesta concretar negocios”, planteó el informe. Elizalde advirtió que “frente a esa realidad, los agricultores tratan de ubicar su producción como pueden, de a poco, a medida que se van liberando ROE (permisos de exportación). Otros buscan canje de grano por insumos, pero esas operaciones son difíciles de concretar”, añadió.

El estudio de Crea, por su parte, puntualizó que, en el primer trimestre de 2011, los valores de maíz disponible ofrecidos por la exportación, si bien sufrían un descuento considerable, copiaban la evolución de los precios internacionales. “Pero a partir de abril -con el ingreso de la cosecha 2010/11- los precios locales comenzaron a registrar una tendencia decreciente, a pesar de las subas experimentadas por los valores FOB, por la lenta liberación de ROE. Por ese motivo, el descuento aplicado por los exportadores llegó a registrar en algún momento hasta 80 Urs/tonelada”, indicó.

Asimismo, sostuvo que en el invierno de este año se pronosticaba un aumento del 30 por ciento en el área sembrada con maíz en la Argentina, por el incremento de los precios FOB y por el margen bruto competitivo con relación a la soja. Sin embargo, subrayó que las últimas estimaciones estarían dando una suba de sólo 13 por ciento, al pasar de 3,1 al 3,5 millones de hectáreas. En este sentido, explicó que en parte influyó la escasez de humedad en setiembre, pero afirmó que “también falta un insumo clave: la confianza”.

Oportunidad perdida

Según los analistas, los productores temen no poder vender el maíz tras la cosecha y eso se refleja en el escaso aumento de área, en un año histórico para los precios internacionales de maíz. “Con un sistema de comercialización que complica seriamente esta etapa del cultivo, la Argentina está perdiendo una oportunidad que brinda un mercado mundial del maíz muy demandante. Sería muy conveniente que la situación descripta no se prolongue en el ciclo agrícola 2011/12, para el cual aún no se han liberado ROE por parte de las autoridades nacionales”, concluyó el informe.

“En el país y en la región tenemos todo para producir maíz como se debe. Contamos con tecnología, eventos biotecnológicos, variedades, híbridos, productores que conocen y aprendieron su cultivo, pero nos falta el concepto de cadena de valor”.

Martín Fraguío

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *