25 de octubre de 2011 13:32 PM
Imprimir

Con el frigorífico paralizado y faenas mínimas, peligra el acuerdo con Trento por el Progano

El Programa Ganadero del Noroeste chaqueño (Progano) atraviesa una profunda crisis que hace temer por el futuro de la actividad caprina.

A la paralización del frigorífico en Pampa del Infierno se suma la renuncia del presidente de la cooperativa, que se encontraba en manos del subsecretario de Ganadería Sebastián de Arriortúa, y la posible caída del acuerdo entre la provincia de Trento y el Chaco, lo que indica la necesidad de una acción inmediata para no perder el trabajo de muchos años.

El índice de faena del frigorífico en los años desde su instalación indica que nunca se logró cerrar el circuito financiero para que funcione con rentabilidad, lo que hizo que los aportes fueran mensuales y hoy se padezca el enorme déficit de casi un millón de pesos. Se llegó a un punto límite, lo que ha motivado un urgente pedido de audiencia con el gobernador Jorge Capitanich a través de una carta enviada al vicegobernador Juan Carlos Bacileff Ivanoff, que fue el interlocutor con la provincia Autónoma de Trento y que hasta ahora no ha tenido respuesta.
“La grave situación en la que se encuentra el Progano presenta un franco retroceso respecto al muy poco apreciable avance realizado en 2010 y, sobre todo, respecto a lo esperado y pactado en el acuerdo firmado entre el vicegobernador y el presidente Lorenzo Dellai en Trento en enero de 2009”, se asegura en el informe enviado por la Provincia Autónoma Di Trento al gobernador Capitanich y al cual NORTE tuvo acceso. Entre silencios y acusaciones, la situación se vio agravada y las relaciones entre los gobiernos de Trento, donde existe un gran malhumor, y el del Chaco, se tensaron.
De acuerdo con lo que se anunció en su momento, en 2010 se preveía una faena de 35 a 40.000 cabezas, pero sólo se carnearon 16.480 caprinos, lo que indica que se estuvo lejos del objetivo. En realidad fue el año que más se faenó, pero en la actualidad sólo se trabajaron poco más que 6.000 animales, que es el promedio de los ocho años.
El aporte financiero de la provincia de Trento y también de los gobiernos de los últimos años ha sido importante para el pago de productores, movimiento y mantenimiento de una estructura frigorífica que en su momento costó aproximadamente una inversión de 6 millones de dólares.

Un poco de historia

Es interesante hacer un poco de historia productiva y también en cuanto a los convenios para ubicarse en un emprendimiento que, hasta el momento, tiene grandes baches. En 2009, las faenas realizadas alcanzaron las 10.875 cabezas, de las cuales 5.706 fueron cabras. El déficit de la cooperativa llegó a 772 mil pesos y las deudas a 70 mil.
Al año siguiente, es decir en 2010, “se debía realizar lo anunciado por el ministro de la Producción respecto de la faena de entre 35.000 y 40.000 cabezas, pero el volumen faenado fue muy pero muy distante de lo que precisa el frigorífico para lograr acercarse al equilibrio económico”, destaca el escrito. Lo faenado en 2010 alcanzó el número de 16.349 cabezas, menos de la mitad de lo esperado, de las cuales 10.380 fueron cabras, útiles solamente para exportación. En cuanto a resultados de la cooperativa Trento-Chaqueña en ese período, la reducida actividad, igual que los años precedentes, presentó un déficit de alrededor 575 mil pesos, además de deudas estimadas en 300 mil pesos.
Hasta agosto de 2011, las faenas realizadas alcanzaron las 56075 cabezas, de las cuales 4702 son cabras. Al mes ocho del año, el déficit de la cooperativa llega a 576 mil pesos y las deudas oscilan entre 600.000 y 700 mil pesos, con cuneta corriente en descubierto por un valor de alrededor 200 mil pesos, por el cual se pagan intereses que van desde el 24 por ciento hasta el 40 por ciento. “Para una provincia como el Chaco, que indica en cientos de miles la existencia de ganado caprino y apunta a lograr en poco tiempo un millón de cabezas, estos datos de faena realizadas no pueden más que sorprender”, indica el informe trentino.
Del mismo modo, se ratifica la actual y “gravísima situación y estado de parálisis por falta de fondos y abultada existencia de dudas” de la cooperativa, que en estos últimos días llevó a los empleados a tomar medidas de fuerza paralizando la actividad. “Estos datos expresan sin necesidad alguna de ulteriores comentarios, la real situación de la cooperativa Trento-Chaqueña, que de esta forma no solamente empeora cada vez más sus cuentas, sino que nunca va a poder lograr el objetivo de su equilibrio económico, reiteradamente pactado entre las dos partes”, concluye el informe.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *