26 de octubre de 2011 11:30 AM
Imprimir

Mucho pasto… mercados inestables

URUGUAY : Por encima de las crisis y las torpezas humanas, cualquier comentario sobre la actualidad ganadera debe comenzar con un festejo enfático: ¡llovió!, en octubre llovió abundantemente en todo el país, aguas mansas que saturaron los suelos, llenaron las cañadas, le dieron vida a las praderas y campos naturales.

El campo es un vergel: los pastos echan hojas nuevas de verdes intensos, florecen las especies invernales, se llenan las espigas de granos y semillas, retozan los terneros empachados de leche en la vuelta de las vacas ubrientas, y el mugido poderoso de los toros rascando la tierra, venteando los aires del potrero de las vaquillonas, anuncia una buena temporada de cría.

Los novillos en engorde comen a boca llena y pesan todos los días un kilo más, mientras se escucha el chairar de las facas industriales, esperando que los camiones pesados vengan a alinearse en la puerta del frigorífico.

Las categorías que están en crecimiento también se benefician de la abundancia forrajera, que habrá de dar buenas reservas para el año próximo, prolongando la bonanza en los días duros.

Por más avances tecnológicos que se incorporen, la producción agropecuaria depende del agua, como ocurre desde que el hombre domesticó a plantas y animales para su provecho, y, continuamente, la caprichosa naturaleza nos lo recuerda.

Así que, a festejar, uruguayos, que se aventaron los anuncios de otra Niña de sequía y estrechez, de una nueva primavera seca, como las que tan duramente castigaron al campo en los últimos cinco años, con intensidad y frecuencia inhabituales.

La Niña puede venir por la revancha en el verano, pero ese es otro partido, ya se verá.

Stock y producción

Como veremos más adelante, en la página 62, la dotación ganadera -vacuna y ovina- volvió a bajar, según la última declaración jurada del 30 de junio pasado.

El impacto de la sequía de 2008–2009, que determinó pobres performances reproductivas en el rodeo vacuno, todavía no se ha superado totalmente, como ha sido comentado con largueza en este y otros medios.

No obstante, es probable que en esta materia haya un cambio en el ejercicio que estamos transcurriendo, dado el masivo entore de invierno que se realizó (aún no cuantificado en forma precisa), y el buen estado de los campos y los ganados a lo largo de un invierno relativamente benigno y de la primavera, que se presenta tan positiva.

La parición que todavía está teniendo lugar será seguramente bastante baja, pero se compensaría con un aumento muy importante de los nacimientos en el otoño próximo.

Por otra parte, las condiciones actuales para empezar el servicio de vientres son excelentes, aunque un verano seco puede traer complicaciones, por supuesto.

En el número de lanares, que ha vuelto a caer en forma significativa, debería darse una fuerte recuperación, a partir de la excelente señalada de corderos de esta primavera y de la caída de la faena en todas sus variantes.

Extracción

La faena sigue siendo magra: en lo que va del año registra una caída de 10% respecto a igual tramo de 2010: recién en la primera semana de octubre se alcanzó el millón y medio de cabezas, apenas supera los dos millones de cabezas en los últimos 12 meses.

A mediados de octubre hay varias plantas de primera línea que permanecen cerradas, con su personal en seguro de paro o con licencia: Carrasco, Colonia y Tacuarembó (ambas de Marfrig), PUL.

La debilidad de la extracción industrial se inició en el segundo semestre de 2010 y va a completar 16 meses de flacos resultados consecutivos en octubre, cuando habrá acumulado unos 2,6 millones de cabezas en todo ese tramo, lo que equivale a una faena de menos de dos millones de cabezas anuales.

En el mismo período se dio una abultada exportación en pie, que llegó a superar las 300 mil cabezas en un año, pero que ahora está prácticamente trancada, no sólo por factores burocráticos sino también comerciales.

Más allá de las reticencias actuales de la oferta, porque a mediados de mes los ganaderos aspiran todavía a precios superiores a los que pasa la industria, en lo que resta del ejercicio debería darse un incremento de la faena, porque hay mucho ganado en preparación acelerada y resta extraer una importante cantidad de novillos formados que existen en el stock, dada la baja extracción registrada en la categoría en los últimos tiempos.

Estos novillos van a salir con buenos pesos y altos rendimientos: la composición de la faena en los últimos tres meses muestra un incremento sustancial en la participación de esta categoría, en parte porque se retrajo la oferta de vientres y también porque estuvieron saliendo los animales engordados en corrales.

Los rendimientos carniceros del orden de 55% promedio indican la calidad y el grado de terminación de los novillos que se faenan actualmente, así como la calidad del alimento que están recibiendo los ganados, no sólo los que provienen de los corrales.

Precios

Los precios de la carne de exportación mostraron una ligera caída en setiembre. Luego de cotizar en torno a los U$S 4.000 por tonelada desde marzo, en setiembre bajó a U$S 3.837, pero en la primera semana de octubre volvió a trepar por encima del valor anterior.

Los agentes comerciales informan de dificultades para concretar negocios en nuestros principales destinos, la Unión Europea y Rusia, que compran en cuentagotas, pero los precios que finalmente se alcanzan no son malos.

La feria de Anuga, Alemania, en la segunda semana de octubre, aparentemente mostró un mercado bastante demandante, pero las versiones difieren demasiado como para sacar conclusiones.

Para estos días se espera el retorno de las cuadrillas de judíos, que se retiran en las fiestas de año nuevo, lo que habrá de dar más ritmo a la faena de novillos.

Por otra parte, el retiro de Paraguay del mercado, por el drama de la aftosa, abre algunas oportunidades de colocación en Chile y Rusia, los dos principales compradores de carne de aquel país.

En particular, a Chile ya se le vendieron algunas partidas, que impulsaron las ventas y las cotizaciones de vaquillonas, una categoría cuya carne tiene buena demanda en aquel mercado.

Sobre la participación uruguaya en la cuota europea de carne de calidad de ganados engordados a corral, se estima que no estará operativa hasta mediados del año próximo, a pesar de que ya hay un buen número de instalaciones inscriptas y aprobadas por la Dinama (requisito imprescindible para ingresar en este contingente).

Hacienda

Los precios de los ganados de embarque han bajado en forma leve pero sostenida desde la última semana de agosto; con una cotización al cierre de U$S 3,73 el kilo en 4ª balanza (INAC), los novillos acumulan una caída de 5% hasta mediados de octubre.

Respecto a los precios máximos logrados en mayo, el descenso llega a 10%. La lluvia reforzó la posición de los ganaderos para negociar sus lotes, pero los animales que están remachados tienen que venderse, día más día menos, así que es probable que la industria siga imponiendo sus condiciones y logre bajar todavía un poco más los precios.

De cualquier modo, los precios siguen estando 30% por encima de los de hace un año. Otro factor que atenúa el efecto de la baja del precio en dólares es la reciente suba del tipo de cambio: al cierre de esta nota se cotizaba a $ 19,90 por dólar, y aunque ya vuelve a caer todavía supera en 8% los mínimos registrados en agosto pasado.

El indicador Novillo Tipo del INAC no muestra cambios en las cotizaciones de setiembre respecto a las de agosto; sin variaciones en los márgenes industriales y en el precio al productor.

En la primera semana de octubre se registró una caída de cierta entidad en el precio del cuero (baja de U$S 1,41 a 1,27 el kilo), que esperemos no sea una reedición de los dramáticos derrumbes de hace tres años.

Los ganados de reposición, por su parte, mostraron también bajas de alguna significación en las últimas ventas, con bastantes retiros (ya no puede decirse “retornos”, porque no hay traslados en las ventas por pantalla), por diferencias insalvables entre las aspiraciones de los vendedores, infladas por el pasto, y las expectativas de los compradores, contaminadas por la incertidumbre que viene de afuera.

No obstante, también en este mercado puede afirmarse que los precios siguen siendo altos en términos históricos, a pesar de estos ajustes de actualidad.   El Pais

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *