26 de octubre de 2011 22:49 PM
Imprimir

Agrónomos preocupados por el aumento de las temperaturas

EE.UU. : Problemas para lograr la polinización de los árboles furtales y mantener los rendimientos de los cultivos son algunos de los incovenientes que también preocupan a los agricultores del país.

Los agrónomos en Estados Unidos, el mayor exportador mundial de alimentos, están pensando en una pregunta extraña: ¿Podría ser el aumento de temperaturas el auténtico peligro del calentamiento global?

Durante años, mientras los científicos reunían datos sobre el cambio climático y apuntaban con preocupación a la fusión de los glaciares y otros cambios visibles en la vida que da el ciclo del agua, el impacto en la temporada de lluvias y el riego de los cultivos ha preocupado más a los observadores de los cultivos.

Qué sería de los graneros del mundo como la región central de Estados Unidos, las estepas del Asia central, el norte de China o las tierras de cultivo de Brasil y Argentina sin lluvias normales o los niveles acuíferos.

Hasta ahora esas cuestiones se veían como temas a largo plazo del cambio climático.

Pero los expertos se preguntan ahora si un problema más inmediato es el aumento inusual de las temperaturas durante el día, y especialmente durante las noches de verano, que se están viendo en los cinturones de cultivos en todo el mundo.

Entrevistas con estos investigadores en universidades estadounidenses pintan el mismo cuadro: altas temperaturas ya han reducido la producción de muchos cultivos y verduras.

“Ya no cultivamos tomates en el profundo sur en verano. La polinización falla”, dijo Ken Boote, un científico agrícola en la Universidad de Florida.

Lo mismo ocurre con las judías verdes que ya no crecen más en Florida durante el verano, añadió. “A medida que las temperaturas suben vamos a tener problemas para mantener los rendimientos de los cultivos que ya tenemos”, dijo Gerald Nelson, un economista en el Instituto Internacional de Investigación de Políticas Alimentarias (IFPRI, en sus siglas en inglés) que está dirigiendo un proyecto global inicialmente financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates para identificar nuevas variedades de cultivos que se adapten al cambio climático.

“Cuando voy por el mundo, la gente es mucho menos escéptica, mucho más preocupada por el cambio climático”, indicó David Lobell, un ingeniero agrónomo de la Universidad Stanford. Lobell fue uno de los tres autores de un estudio climático muy discutido en el 2011 sobre los rendimientos del maíz, el trigo, la soja y el arroz en las últimas tres décadas (1980-2008). Concluía que el calor, y no las lluvias, estaban afectando más a las cosechas.

“La magnitud de la tendencia de las temperaturas en los últimos años es mayor que los de las precipitaciones en la mayoría de las situaciones”, señaló el estudio.

“Adoptamos un enfoque muy conservador y todavía encontramos impactos considerables. Lo cierto es que ya está pasando y no es solo algo que vaya a ocurrir o pueda ocurrir en el futuro”, dijo Lobell a Reuters en una entrevista.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *