28 de octubre de 2011 13:02 PM
Imprimir

El campo habla . . .

... que, mientras ya parece que hace años que la reelecta presidente Cristina de Kirchner estuvo en la sede de Coninagro, donde sorprendió a todos con algunos datillos que había estudiado muy bien, como los de ...

… que, mientras ya parece que hace años que la reelecta presidente Cristina de Kirchner estuvo en la sede de Coninagro, donde sorprendió a todos con algunos datillos que había estudiado muy bien, como los de fertilización, y que las últimas lluvias trajeron gran alivio a muchas zonas (aunque en otras hubo desastres por exceso de agua y granizo), el campo hace malabares para definir qué hacer ante la falta de correcciones. De hecho, tras las elecciones presidenciales del domingo, ahora todos comenzaron a hablar nuevamente y a alertar sobre las situaciones que, básicamente, pasan por el endeudamiento, la suspensión de créditos y canjes por las altas tasas de interés, la falta de mercados y los comparativamente bajos precios ante la falta de competencia actual (que no mejoran las últimas promesas del Gobierno), con quitas adicionales para maíz y trigo que hacen muy poco atractiva su producción (al margen de los grandes volúmenes de ambos cereales, de la campaña pasada aún sin vender). También comenzaron los conflictos, que se habían suspendido por las elecciones, como el bloqueo a los puertos bonaerenses que impidieron la descarga de granos (pretenden un aumento cercano al 25 por ciento-30 por ciento -de $ 22 a $ 28 por tonelada cada 10 kilómetros). Aunque lentamente, las agendas comenzaron a activarse nuevamente y en los últimos días hubo desde la presentación de una nueva gama de máquinas como motosierras, guadañadoras, etc. -ahora con un revolucionario sistema de baterías (además de las tradicionales a explosión), de la empresa familiar alemana Stihl que estarán disponibles en el mercado a partir del año próximo-, hasta la presentación en El Ateneo del libro del economista Julio Nogués -del Centenario al Bicentenario, agro e industria- con prólogo de Ricardo López Murphy y que contó también con la presencia del extitular de Agricultura, Lucio Reca, pasando por la nueva reunión con legisladores que organizó el Centro de Consignatarios de Productos del País, donde se habló de los proyectos de ley para la distribución de la Cuota Hilton, pero también del estratégico (y a esta altura casi imprescindible) ajuste por inflación para el Impuesto a las Ganancias, entre otros varios encuentros, y donde se comentó mucho sobre la situación del campo y, naturalmente, de las elecciones.

… que la performance de la Coalición Cívica que determinó que el extitular de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías, no lograra acceder a una banca de diputado a pesar de ir primero en la lista, hizo recordar a algunos el caso anterior, con la misma entidad, de Arturo Navarro, que tampoco logró el pretendido escaño. También se recordó bastante al ahora flamante diputado por Corrientes Fabián Ríos, exdirector del Banco Nación y exsenador durante el conflicto de la Resolución 125, época en la que afirmó que Corrientes votaba a favor de resolución oficial de retenciones móviles rechazada por los productores porque su provincia no tenía soja. Naturalmente, la elección también fue un paseo para el actual ministro de Agricultura, Julián Domínguez, que encabezó la lista del FpV por Buenos Aires. De todos modos, hubo rumores de que podría intentar retener su banca si no consigue la confirmación de la titularidad de la Cámara baja. Es que la estructura de Agricultura, y los millonarios fondos que maneja, tanto por el Presupuesto nacional como por el PROSAP y otros programas con fondos internacionales, resultan por obvias razones mucho más atractivos que la banca lisa y llana de diputado, aun si le dieran la presidencia de la vapuleada Comisión de Agricultura. De todos modos, Domínguez no parecía demasiado alterado, al punto que tuvo tiempo la semana pasada de ir a dar una charla ante menos de un centenar de profesionales, en la Universidad de La Matanza, donde sorprendió con algunas afirmaciones. Por caso, aseguró que el conflicto de 2008 con el campo «se debió a la falta de información de ambas partes. Recién ahora se sabe cuántos productores hay, cuánto se siembra», dijo, antes de descubrir que «la Argentina tiene un gran potencial agroalimentario». «Eso ya lo escuchamos en los 90», fue el comentario de un asistente.

… que otros comentarios fueron sobre el eventual paulatino alejamiento del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, que, de hecho, ya suspendió las clásicas reuniones de los viernes con los empresarios, más conocidas como «La escuelita», o los u$s 80 adicionales por tonelada de trigo de calidad superior que hoy paga el mercado internacional, en las antípodas del mercado local. Pero uno de los datos más llamativos lo dio justamente Recca cuando explicó que en la Argentina el 31 por ciento de los alimentos sale «sin elaborar», contra el 16 por ciento en el resto del mundo, mientras que «totalmente elaborado», listo para góndola, localmente se llega sólo al 14 por ciento contra el 50 por ciento mundial, y eso a pesar de los subsidios y las millonarias transferencias de recursos desde el sector agropecuario a los restantes eslabones de las cadenas en los últimos años.
S.M

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *