28 de octubre de 2011 16:56 PM
Imprimir

España ha perdido 23.000 explotaciones de ganado ovino en los últimos cinco años

España ha perdido 23.000 explotaciones de ovino en los últimos 5 años, según cálculos de los productores, debido a la baja rentabilidad por el incremento de piensos y otros insumos y por la caída del consumo de carne.

Así lo han indicado a Efeagro distintos responsables de las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA, y de la interprofesional Interovic.Mientras tanto, el repunte de los precios de algunos productos ovinos y de la exportación alivian la situación de un sector en continua reestructuración, con pérdida paulatina de explotaciones pero, “las que quedan”, cada vez más productivas y dimensionadas.Sobre la propuesta de reforma de la PAC que ha presentado la Comisión Europea el 12 de octubre, las organizaciones agrarias coinciden en criticarla abiertamente porque no recoge la especificidad del sector ganadero español, que no siempre cuentan con tierras en propiedad para activar las ayudas europeas que primarán la hectárea o que las tiene pero en escaso número.

Pastorear, ¿dónde?

“¿Qué pasará con los profesionales que pastorean “donde pueden”, en pastos ajenos o comunales? La reforma no lo aclara”, según han denunciado.El presidente de la Interprofesional Interovic, Marco Antonio Calderón, y máximo responsable sectorial de Cooperativas Agro-alimentarias ha destacado que en el último año los ingresos se han incrementado en un 15 % por la recuperación del valor de piel y lana, mientras se mantiene estable la carne, lo que ha permitido paliar en parte el aumento de costes y evitar así “la catástrofe”.La piel y la lana son un “balón de oxígeno” para el sector que “está con el agua al cuello” en la actualidad, detalla Calderón.El responsable de ganadería de carne de la organización agraria Asaja, Adolfo Alcalde, ha recordado que los censos han caído un 6 % entre 2009 y 2010 hasta 18,5 millones de cabezas -de las cuales unos 16 millones son reproductoras- mientras que, entre enero de 2010 y el mismo mes de 2011, el número de granjas se redujo hasta 107.000, frente a las 123.000 que había en 2007.

Los precios no están malAlcalde ha reconocido que los precios “no están mal” en los momentos que hay menos oferta y siempre que los corderos se venden desde pequeños porque si se “ceban”, se pierde la rentabilidad debido al “incremento espectacular” del valor de los piensos.Mientras, el consumo nacional “casi ha desaparecido” y cae cada ejercicio hasta situarse en sólo 2 kilos por habitante y año.El responsable sectorial de COAG, Vicente Calderón, ha apuntado la caída “espectacular” de censos como factor negativo para España aunque, en el lado positivo, han aumentado las exportaciones a Francia e Italia, al tiempo que desciende también “la presión” de las importaciones de Nueva Zelanda así como la oferta europea.

Mercados exteriores

Calderón ha recordado que se han logrado precios “interesantes” de 90 euros por cordero de 25 kilos vivo y que se abren perspectivas en mercados exteriores “que animan” al sector a seguir adelante pese a la complicada coyuntura por el alza de costes de producción.Sobre la futura PAC, ha indicado que hay muchas “incertidumbres” y “no se sabe cómo quedará”, aunque también detecta elementos “positivos”: España podría destinar hasta el 10 % de la ficha financiera para programas de calidad de productores y los europarlamentarios “podrán influir” en la reforma por primera vez.Desde los servicios técnicos de UPA, han indicado que los precios de la carne han repuntado este año respecto al anterior, que fue malo, pero que los repuntes “se lo ha comido” el incremento “brutal” de hasta el 30 % de los piensos durante el primer semestre de 2011, tendencia que se repite también en la leche.

Cierre de granjas

Sobre el cierre de granjas, han resaltado que puede haber muchas causas detrás como la falta de rentabilidad por la subida de piensos y otros costes, la precariedad de este tipo de tareas que hacen menos atractiva la actividad o el desacoplamiento o desvinculación actual de las ayudas europeas a la necesidad de producir.De cara a la reforma de la PAC después de 2013, han mostrado su preocupación por cómo se repartan las ayudas porque, si se acaban distribuyendo según el número de hectáreas elegibles, se da el caso de que hay muchos ganaderos que no tienen base territorial en propiedad o ésta es muy pequeña, lo que les perjudicará.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *