29 de diciembre de 2009 05:15 AM
Imprimir

Los problemas por exceso de lluvias se extienden a otras zonas productivas

En el sur de Córdoba y oeste de Buenos Aires está muy afectada la soja y peligran el girasol y el maíz; comenzó la evacuación de hacienda

Ciudades, pueblos y campos de una amplia zona del sur de  Córdoba y oeste Buenos Aires están sufriendo inundaciones por las torrenciales  lluvias de los últimos días. Según un informe preparado por la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea), hay una zona de 100 kilómetros de ancho y 200 kilómetros de largo que incluye gran parte de la ruta 7 desde Laboulaye hasta Vedia. En esa región, a 50 kilómetros a la izquierda y a la derecha de la ruta están casi todos los campos anegados.
 
El fenómeno es consecuencia de copiosas lluvias durante el 18 y 19 de diciembre (que llegaron a 300 milímetros en Villa Rossi, departamento de Roque Saénz Peña, al sur de Córdoba por ejemplo) y otro golpe de agua equivalente el 22 y 23 de diciembre, tras lo cual llueve día por medio.
 
Así, se han generado volúmenes de agua inmanejables, que ocupan superficies semejantes a los de la terrible inundación de 1997-98 y determinan que un bajo aumente su nivel de agua en 50 centímetros en una sola noche. Y estos espejos de agua van avanzando y cortando las lomas por la pendiente del terreno.
 
Graves perjuicios
Como consecuencia de las lluvias, está inundado el pueblo Villa Rossi, alrededor del cual hay 70.000 hectáreas anegadas, y el agua está en las puertas del casco urbano de Rufino. También están complicados Ameghino, Vedia y Diego de Alvear.
 
En las zona rurales, se pasó violentamente de la sequía a la inundación y muchos bajos ya acumulan un metro de agua. La principal especie afectada es la soja, que en el 70 % de los lotes ya se encuentra acostada contra el piso, pudriéndose. Puede quedar tres o cuatro días en esa situación y luego se muere.
Así, la supercosecha de soja se está ahogando y hay pocas posibilidades de resembrar los cultivos si las lluvias cesaran, por lo avanzado del almanaque.
 
El trigo también resultó afectado por brotado de la espiga, aunque la superficie sembrada en la zona es escasa. Estos cultivos también se vieron afectados por arrebato por 42 ºC de temperatura el 28 de octubre.
 
El girasol sembrado en los bajos también está anegado cayéndose por problemas de pie.
 
El cultivo que mejor soporta la inundación es el maíz en floración. No obstante, su resistencia colapsará si sigue anegado una semana más por falta de oxígeno.
 
La hacienda no tiene forraje ni piso seco donde echarse, por lo que se está evacuando aceleradamente en muchos campos. En los establecimientos más altos, con partes secas, se está suplementando con grano proveniente de bolsas o con silajes que se iban a usar en invierno.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *