29 de octubre de 2011 11:00 AM
Imprimir

Renovada apuesta por la microbiología agrícola

Rizobacter duplicó su capacidad de producción e incorporó nuevos productos con mayor tecnología

ás productos, nuevas tecnologías e inversiones proyectadas para vender más en el mercado interno y la exportación.

En los últimos cinco años, Rizobacter, compañía especializada en microbiología agrícola con sede en Pergamino, empezó un proceso de crecimiento que hoy tiene sus frutos a la vista.

De hecho, sólo en los últimos cuatro años triplicó la facturación, que se incrementó de 22 a 60 millones de dólares.

En materia de capacidad de producción, el recorrido que tuvo fue notable. “La capacidad de producción pasó de 100.000 a más de 200.000 dosis diarias”, señaló Ricardo Yapur, presidente.

Esto corresponde tanto a la línea de inoculantes para leguminosas como la producción para las bacterias solubilizadoras de fósforo. Además, tras el cierre de un convenio con Syngenta para el tratamiento de semillas para la tecnología Plenus, la firma también amplió su capacidad de almacenamiento de productos terminados.

Hoy la planta industrial de la empresa se encuentra montada sobre una superficie de 86.700 metros cuadrados y 25.000 metros cuadrados son cubiertos.

En los últimos cinco años se invirtieron US$ 9,8 millones. De ese monto, 5,8 millones de dólares se destinaron a infraestructura para aumentar la capacidad de producción. El resto de la inversión fue para un “centro estratégico de Negocios” con oficinas comerciales y administración.

Más productos

En este contexto, la empresa pudo sumar más productos a su portafolio.

“La cantidad de productos finales que se han incorporado ronda un 25% más”, dijo.

En la línea de coadyuvantes, la firma incorporó productos, 100% siliconados, inexistentes el país vía un acuerdo con la norteamericana Nomentive.

De igual modo, a través de una alianza estratégica con una empresa alemana viene participando en el mercado de los coadyuvantes en base a aceite.

En inoculantes, un punto no menor pasa por el número de dosis, que aumentó fuertemente.

Sin embargo, otro costado que sobresale es que se va incorporando cada vez más tecnología. “Lo más importante es destacar el nivel de tecnología que se implementó en los últimos años, pasando de un simple inoculante a productos con tecnología osmo protectora, a los bioinductores [en este punto, la empresa tiene Signum] y al último lanzamiento, que es el LLI (Long Life Inoculant) utilizado en la tecnología Plenus”, señaló.

Esta última tecnología trajo un salto positivo para la siembra de soja, ya que permite usar semillas preinoculadas con hasta 70 días de anticipación junto a fungicidas e insecticidas.

Como viene sucediendo en otras empresas del sector, la mirada también está puesta en crecer en el comercio exterior.

En la actualidad, de la facturación total, el 20% proviene del comercio exterior. La compañía tiene presencia en todo el continente americano, algunos países de Europa, Asia y, recientemente, en Africa.

“Los principales destinos son los Estados Unidos, Brasil, Sudáfrica, Paraguay, Venezuela, Bolivia, Uruguay, entre otros. Y tenemos grandes expectativas en países como Canadá, Nigeria, Kenia, México, en los cuales estamos generando registros [de productos]”, comentó el presidente de la firma.

“Queremos ser una empresa líder en investigación, producción y comercialización de productos microbiológicos”, añadió el directivo de la compañía.

Con sede en Pergamino, la empresa tiene un plantel de más de 270 empleados.

En busca de un mayor posicionamiento

En la actualidad, el 20% de la facturación de la empresa ya proviene del comercio exterior. Vende a más de veinte países fertilizantes biológicos y coadyuvantes. Pero eso no es todo: recientemente, tras diez años de comercializar en los Estados Unidos fertilizantes biológicos, su marca logró la certificación. La primera venta que la compañía hizo más allá de las fronteras de la Argentina fue en 1987 y tuvo como destino a Ecuador. La microbiología agrícola es un rubro cada vez más competitivo, donde, además, de Rizobacter, el podio se lo disputan firmas como Nitragin y Biagro.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *