29 de octubre de 2011 11:31 AM
Imprimir

En Rep. Dominicana consumen carne de mataderos sin controles

El sacrificio de animales en mataderos y la manipulación de la carne, escapan al control de las autoridades.

Los ministerios de Agricultura y de Salud Pública, así como la Dirección General de Ganadería, Pro Consumidor y las alcaldías  no están cumpliendo  su rol en lo que tiene que ver con el  control en el sacrificio de animales en los mataderos, la manipulación de las carnes y en el transporte y la venta al consumidor.

La principal responsabilidad   en el manejo de los mataderos de animales para consumo humano recae en la Dirección de Ganadería, que en cada uno de estos lugares debe colocar un médico veterinario, afirma el doctor José Miguel de Peña, exdirector de Ganadería.

Explica que el veterinario tiene que hacer  la inspección de los animales antes de que sean faenados, para determinar si tienen alguna enfermedad, y los que resulten enfermos descartarlos para la matanza. Además, la salud pública veterinaria tiene que hacer una inspección buscando problemas crónicos que puedan afectar la salud de los  humanos, como  que se alojen en los ganglios y enfermedades crónicas, como tuberculosis, que pudieran transmitirse por el consumo de la carne. También problemas de quistes, coxis de cerdos y otras enfermedades, según De Peña, que agrega que la Dirección  de Ganadería ha abandonado la inspección en la mayoría de los mataderos, y en consecuencia el consumo de carnes no está debidamente inspeccionado.

En la mayoría de los mataderos las carnes se transportan de manera inadecuada, en vehículos descubiertos, carretas, carretillas, triciclos y al hombro, en vez de vehículos cubiertos y refrigerantes. En los mercados y muchas carnicerías de los barrios hay un mal manejo de las carnes, principalmente de cerdo, res y pollo.

Sobre esto,  De Peña cree que  Pro Consumidor debiera intervenir en el transporte y almacenamiento de las carnes. Tampoco en los mataderos de pollo hay inspección veterinaria.

Dijo que por eso, el día que el país decida exportar carnes  será muy difícil, porque los países que no tienen inspección veterinaria de las carnes no están calificados para la exportación, y el pueblo dominicano no tiene quien lo proteja y vele por la salud pública veterinaria,  que los animales no estén enfermos y además que el almacenamiento y transporte sea el adecuado.  El veterinario De Peña le hizo  un llamado a la Dirección  de Ganadería a que cumpla el papel que la ley le confiere en cuanto a la salud pública veterinaria, a la inspección de los mataderos, a la conservación,  transportación y el expendio de las carnes, que son labores descuidadas por ese organismo y que perjudican la salud de los dominicanos y  las posibles exportaciones de esos productos el día que se permita que se haga.

Para exportar, con cada tipo de carne hay que cumplir  unos estándares internacionales que hemos descuidado en el país, dijo.

Sostiene José Miguel de Peña, que el  Ministerio de Agricultura es la institución inmediatamente superior a la Dirección de Ganadería a la que debe exigírsele que cumpla su deber, “porque el país necesita exportar todo lo que sea posible para incrementar la rentabilidad de la producción nacional y que el país reciba más divisas”.

Las claves

1.  Exportación 

La República Dominicana no puede exportar carnes de res, principalmente a Estados Unidos, por no llenar las exigencias sanitarias que exige ese país.

2.  Ganadería 

La Dirección   de Ganadería debe tener un médico veterinario en cada uno de los mataderos del país para velar porque los animales que se sacrifiquen estén sanos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *