30 de octubre de 2011 12:01 PM
Imprimir

Auditores coreanos sorprendidos por sistema de trazabilidad

URUGUAY : “Sorprendidos gratamente por el avance que Uruguay tiene en la implementación de su sistema de trazabilidad”.

Así definió a EL TELEGRAFO, el ingeniero agrónomo Roberto Benia, la visita realizada al establecimiento “La Latita”, ubicado en la zona de paraje Bellaco, departamento de Río Negro, por parte de la misión sanitaria de Corea del Sur, que pretende continuar avanzando en la reapertura del mercado para las carnes bovinas uruguayas desosadas y maduradas. El establecimiento, propiedad de la firma integrada por los empresarios sanduceros Benia-Arocena, fue el único en el país en ser visitado por esta misión, que previamente recorrieron el puesto de frontera con Argentina en ese mismo departamento.
“Para nosotros fue una distinción que nos visitaran y nos permite colaborar en estos procedimientos de requisitos sanitarios, de mercados tan importantes como puede ser potencialmente el de Corea”, dijo Benia.
Los expertos asiáticos pusieron “mucho énfasis” en la documentación a nivel del productor. “Ver cuáles son los registros que llevan de todas sus existencias de ganado –las entradas y salidas–, lo que tiene que ver con el sistema de Dicose, y si está realizado en fecha y de la forma correcta”, manifestó.
También se interesaron particularmente por el manejo sanitario en el establecimiento. “En especial del rodeo y sus registros”, comenta el empresario, “priorizando el control oficial de los aspectos sanitarios. De esta forma accedieron a la planilla de contralor sanitario que debe ser presentada en el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), cada vez que se solicita la vacunación contra la aftosa”.
Además, en esa planilla, “el veterinario particular cuando extiende el certificado sanitario para el embarque a frigorífico debe hacer constar su acto profesional, en el sentido que los animales embarcados cumplen los límites necesarios y están libres de residuos, de tratamientos anteriores y están en buena condición sanitaria”.
Respecto a lo realizado por el país en cuanto al sistema de trazabilidad, Roberto Benia reconoció que los auditores coreanos “tuvieron conceptos muy elogiosos. Nunca lo habían visto operar y cuando llegaron nos solicitaron ver como se efectuaba la actividad de campo”.
“Juntamos un lote de novillos de año y medio y fuimos con todo el grupo a las mangas. Allí se realizó la lectura del lote y en el mismo lugar, se conectaron a Internet con el servicio de conexión móvil, verificaron la condición de los animales”, expresó. Se dio la particularidad que algunos animales del lote habían nacido en el predio y otros venían de un campo ubicado en el departamento de Paysandú y perteneciente a la misma firma, por lo que observaron los movimientos previos, cuando habían sido caravaneados.
Benia subrayó que “valoraron mucho el sistema, incluyendo los beneficios que tiene para el manejo del ganado, pero sobre todo por las garantías que el sistema de trazabilidad le brinda a países tan exigentes”.

Particularidad
El sistema ganadero de Uruguay, reconocido por su condición de alimentación en base a pasturas naturales es muy diferente al de Corea.
Más allá de tratarse de profesionales de primer nivel de su país, “se mostraron sorprendidos y expresaron su admiración por la producción uruguaya de carne en base a pasto”, agrega Benia. Si bien preguntaron por la eventualidad de suministro de raciones, si esto se concretaba o no en el establecimiento, hicieron una valoración tremenda de la producción al aire libre y a pasto”.
De hecho, al observar un lote de algo más de 100 reses, “preguntaban a dónde iban esos animales a la noche, por lo que les explicábamos que tanto en esta fecha como en invierno, el ganado permanece en el campo y eso les llamó mucho la atención”.
“A tal punto llegaba el asombro”, dice Benia, “que una de las profesionales me dijo que cuando se habilitara el mercado me quería comprar el ganado a mi por la forma en que vivían esas haciendas, a lo que le respondí que gran parte de la ganadería uruguaya es como este establecimiento”.

Delegación
La delegación uruguaya que visitó “La Latita”, estuvo compuesta por el Director de Campaña Reglamentada del MGAP, doctor Ricardo Pérez Rama, el director del Sistema de Identificación y Registro Animal (SIRA), ingeniero agrónomo Gabriel Osorio, el doctor Hugo Suárez, coordinador de la Zona II del MGAP, doctor Eduardo Barre, Coordinador Zona III del MGAP; doctor Gustavo López, encargado zonal de Río Negro, doctora Alejandra Zaballa, del servicio local de Río Negro. próximos pasos
Además del establecimiento del departamento de Río Negro, los auditores coreanos concurrieron a un frigorífico del sur del país, una planta elaboradora de raciones para uso animal, así como a una empresa dedicada a la elaboración de harinas de carne. Mañana se dividirán en dos equipos. Uno, visitará el laboratorio Dilave “Miguel C. Rubino”, donde oficialmente se hacen los análisis de residuos y certificaciones de inocuidad de la carne y otros productos exportables, para posteriormente revisar las barreras sanitarias en el Aeropuerto Internacional de Carrasco, tanto en lo que son controles de pasajeros como de cargas que llegan a la terminal aérea. El otro equipo concurrirá a visitar otra planta frigorífica exportadora y en la tarde visitará la Oficina de Sanidad Animal en el Puerto de Montevideo.
Previo a estas recorridas, dentro de la sede del MGAP, los auditores coreanos revisaron documentación vinculada con el programa de control y erradicación de fiebre aftosa que aplica Uruguay, así como en la prevención de la “vaca loca”, los sistemas de registro de predios ganaderos, la trazabilidad obligatoria bovina y las certificaciones.

Mercado
Corea del Sur fue un importante mercado para los cortes bovinos uruguayas a partir del 1998 –dos años después de que Uruguay dejó de vacunar contra la fiebre aftosa– comprando garrones y otros productos del bovino, por los que pagaba muy buenos precios. Una vez que Uruguay quede nuevamente habilitado, en un futuro próximo que para el gobierno no se extendería más del año que viene, los frigoríficos deberán volver a sondear productos con sus clientes, que ya conocieron la carne bovina uruguaya y su calidad.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *