31 de octubre de 2011 10:25 AM
Imprimir

Bajos stocks de lana aseguran precios a futuro más firmes

URUGUAY ; Los stocks mundiales de lana bruta están en los niveles más bajos de los últimos 50 años y son el sostén de los buenos precios. La buena noticia es que deberán formar una base firme para los precios de la lana para la zafra 2011/2012.

“El único lugar donde podría existir alguna recuperación es en Australia, donde se prevé que el stock ovino crezca en 1 millón de cabezas y llegue a 70 millones de cabezas, pero de todas formas tendrá más peso la productividad de lana por cabeza que el volumen”, estimó Carlos Salgado, jefe de información y análisis económico del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL).

Sin embargo, dentro de la recomposición del stock ovino australiano, la gran interrogante es que habrá un fuerte componente de carne ovina. Es que en ese país, las ovejas Merino son cruzadas con razas carniceras buscando más carne y eso hace que no toda la recuperación del stock sea atribuida a la producción de lana.

La American Sheep Industry Association dice que la producción mundial de lana debe ser levemente superior y eso sucederá por una mayor producción de Australia, China, India, África del Sur, Reino Unido y Uruguay. En paralelo, prevé caídas en la producción de Nueva Zelanda, Argentina y Estados Unidos, consecuencia directa surgida de la combinación de un menor número de cabezas con condiciones climáticas desfavorables.

 

LEVE AUMENTO. Las últimas previsiones disponibles de la consultora indican para los principales países productores que el incremento en la producción mundial será muy leve, apenas llegaría a 0,7% hasta alcanzar 1,112 millones de kilos de lana limpia.

Pero para Salgado, el dato más valioso es que a nivel de la cadena textil -desde el importador de lana sucia hasta que llega al consumidor a través de una prenda- no hay stocks de la fibra y eso es lo que fortalece los precios.

“En los últimos tiempos estos stocks han caído a sus niveles mínimos de actividad fabril. Los volúmenes producidos están en los niveles más bajos y las señales de recuperación de Australia no son muy fuertes”, analizó Salgado.

A nivel local, son pocos los negocios que se concretaron y la zafra está prácticamente trancada, debido a la diferencia entre oferta y demanda.

Para el operador lanero Gonzalo Barriola, los precios son buenos y por lo menos, en el mercado internacional se paró la caída brutal. Más allá de los últimos números de la Declaración Jurada de Dicose que muestran una menor dotación de lanares en los establecimientos, Barriola aseguró que el stock local no se recuperará rápido, porque “en Uruguay el ovino siempre fue el último orejón del tarro, por más que hoy lo miren con otros ojos por el valor de la carne ovina”.

Por otro lado, consideró que todos los vaivenes de precios que tuvo el textil en el mercado mundial se debieron “a los cambios en las monedas que se están dando actualmente, pero remarcó que “en el mundo hay necesidad de lanas”. El problema es que los importadores no acrecientan la demanda para cubrirse de los vaivenes de esas monedas y les cuesta pasar un precio. “Hoy se ve una demanda menos activa”, advirtió Barriola.

La producción uruguaya de lanas tuvo avances sustanciales en la última década en cuanto a calidad. Sin duda que el avance más importante ha sido el afinamiento del diámetro.

“Hay una tendencia, porque el mercado así lo pide, a producir lanas con diámetros menores en las distintas razas ovinas, tanto a nivel de lanas medias como de lanas finas, con mayor avance”, culminó Barriola.    El País

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *