31 de octubre de 2011 12:24 PM
Imprimir

Sancor, recuperada y con miras a diversificar su producción

CompartiremailFacebookTwitterSancor, una de las principales empresas del sector lácteo del país y símbolo por su carácter cooperativo, dejó atrás las turbulencias financieras del último lustro y de la mano de la recuperación del sector, apuesta a diversificar su producción. Facebook Twitter E-mail Hace 5 años, la firma cooperativa, que nuclea a alrededor de 1.600 productores […]

Sancor, una de las principales empresas del sector lácteo del país y símbolo por su carácter cooperativo, dejó atrás las turbulencias financieras del último lustro y de la mano de la recuperación del sector, apuesta a diversificar su producción.

Facebook
Twitter
E-mail

Hace 5 años, la firma cooperativa, que nuclea a alrededor de 1.600 productores lecheros y emplea alrededor de 4.000 trabajadores, se encontraba doblemente cercada por la imposibilidad de afrontar sus deudas y por un mercado nacional e internacional muy por debajo de los precios de hoy.

Por entonces se habían evaluado distintos escenarios como la asociación con Adecoagro, cuyo principal accionista es el multimillonario George Soros, para formar una tercera empresa, con lo que se hubiese dejado atrás la fórmula cooperativa.

Incluso se presentó una carta de intención ante la Comisión Nacional de Valores, donde Adecoagro aparecía como una firma con prioridad para negociar con la cooperativa.

En ese contexto, por gestión del Gobierno, llegó una oferta de Venezuela que incluía un préstamo de 80 millones de dólares a 12 años, cuyos intereses serían pagados con producción y un acuerdo comercial, que alcanza en la actualidad a cerca de 15.000 toneladas de leche en polvo.

Según explicó el gerente de Relaciones Institucionales de Sancor, Sergio Montiel, “en ese momento surgió la alternativa de ser financiados por Venezuela, lo que nos permitía mantener y generar un plan de negocios más preciso, claro y favorable, mientras que ellos se aseguraban la provisión de leche”.

Con el crédito, la empresa logró refinanciar su deuda con una quita cercana al 40 por ciento y reencaminar su plan de negocios.

Según detalló Montiel, durante el proceso “hubo una escucha activa, un diálogo y un acompañamiento del Gobierno en todo lo que fue ese proceso”.

“Desde la empresa y la Casa Rosada coincidíamos en la necesidad de preservar la cooperativa 100 por 100 en manos argentinas”, recordó el directivo.

En la actualidad, Sancor le paga al BANDES (Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela) el crédito otorgado en 2006 en leche en polvo según valor del mercado, que nunca superó las 1.800 toneladas.

Como muchas empresas argentinas, los problemas financieros de Sancor comenzaron tras la devaluación por el endeudamiento contraído en dólares durante la década del 90.

A fines de los 90, la cooperativa había iniciado un ambicioso plan de inversiones que rondó los 240 millones de dólares y tras la crisis de 2001 y la caída del sector lácteo a nivel local e internacional, se tradujo en una situación de difícil cumplimiento.

Como ejemplo de la crisis que vivió el sector lácteo en 2001 y los años consecutivos, que impactó fuertemente en Sancor dado su rol central en el mercado, el consumo de leche en el país pasó de 230 litros per cápita a tan sólo 160.

En el ejercicio 2010-2011, la cooperativa facturó casi mil millones de dólares, un 50 por ciento más que en 2006-2007, cuando se cerró el convenio con Venezuela.

Históricamente, Sancor es el principal exportador del sector lácteo argentino, con ventas a Estados Unidos, Chile, Bolivia, Japón, España y Francia, entre otros países, aunque en la actualidad el grueso de sus exportaciones están concentradas en el mercado venezolano.

Desde la firma explicaron que la apuesta a futuro es consolidarse como una proveedora de productos de nutrición y salud y dejar atrás la imagen de una mera elaboradora de lácteos.

“Buscamos diferenciarnos y generar una situación más previsible frente al movimiento de los commodities”, explicaron desde la dirección de la empresa.

La apuesta de la cooperativa pasa por instalarse a partir de incrementar valor agregado en origen, con los productos nutritivos infantiles, los quesos procesados y yogures.

La leche es una de las materias primas de cotización más volátil por las características de su producción y el monto comercializable internacionalmente obedece sólo al 8 por ciento de la producción mundial.

En el contexto internacional, Argentina no es un jugador determinante, pero sí es cada vez más un futuro proveedor de lácteos para el comercio internacional.

Sancor, por su carácter cooperativo, paga el productor de leche un precio superior al promedio del mercado.

Según datos del Ministerio de Agricultura, el promedio anual ronda el 1,49 por litro, mientras que la cooperativa paga 1, 518 pesos

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *