31 de octubre de 2011 13:40 PM
Imprimir

Alta presencia de pesticidas, un punto negro en envíos a la UE

CHILE : Si bien son pocos los casos en que se sobrepasan los límites máximos, hay gran cantidad de muestras con residuos. El análisis de un laboratorio nacional permite identificar los principales problemas y bosquejar soluciones.

Chile es uno de los países con mayor presencia de residuos de agroquímicos en sus productos exportados.Incluso sobrepasa a países como India.

Así lo indican cifras de pesticides-online.com, en un muestreo realizado entre el 2008-2010. Según el estudio, incluso Perú que tiene menor cancha a nivel productivo en frutas como uvas y paltas -aunque crece en forma pujante–, ya estaría produciendo más limpio. Aunque los registros nacionales se mantienen dentro de los límites máximos residuales, LMR; en términos de restos químicos en la fruta, Chile es rey.

Y esa realidad podría complicar a la industria en el mediano plazo. En la Unión Europea, altamente exigente en estas materias, hay supermercados que ya están imponiendo requisitos incluso por sobre los LMR de la propia UE.

Las preguntas que faltan responder son: ¿qué, por qué y cuánto se rechaza por residuos químicos desde la UE?, y ¿cómo revertirlo? Un estudio del laboratorio nacional Andes Control, realizado en base a 30 mil muestras entre 2009 y 2011, cotejadas con datos de prestigiosos laboratorios europeos, como el de Michelangelo Anastassiades, dan algunas referencias.

Las paltas son la fruta más limpia, los arándanos registran más residuos, y los vinos evidencian hasta 5 químicos en una misma muestra.

Ese tipo de información permite al sector exportador develar obstáculos y proyectar soluciones, tema no menor, teniendo en cuenta que el Viejo Mundo representa del orden de un tercio de las exportaciones de Chile.

Récords que duelen

Los rechazos a la fruta chilena por residuos químicos sobre los LMR no son una novedad. El año pasado, bastante bullicio causó el caso de las manzanas con morfolina (químico usado para dar brillo a la fruta), que impulsó el retiro desde de Grecia y la recomendación de retiro desde Inglaterra. Y la tendencia es que, ante la mayor atención y control, situaciones  como esa se hagan más recurrentes.

Pese a ello, algunos productores y exportadores siguen dando palos de ciego, cometiendo errores que luego generan muchos dolores de cabeza. Y es que faltan conocimientos, en particular entre los medianos y más pequeños, a pesar de que en la industria de los agroquímicos se está entregando apoyo técnico.

De ahí la importancia de contar con indicadores concretos como éstos para encaminar los pasos de la industria.

“Hay que mejorar los estándares de producción. Hicimos un análisis similar a éste en Perú y, aunque tenemos menos porcentaje de casos que sobrepasan los LMR, los vecinos usan menos químicos y tienen más muestras limpias”, explica Juan Luis Castillo, jefe de laboratorio de Andes Control.

Todo lo que tenga que ver con residuos, presencia de químicos distintos, y por supuesto registro sobre los LMR, serán un problema en el mediano plazo.

“Con las nuevas tendencias de consumo, Chile podría crear una mala imagen si no toma medidas”, sostiene José Miguel Valdés, general manager de Andes Control.

En Europa, las exigencias se han ido endureciendo, y no sólo por lo que impone la Comunidad, sino que por el mismo retail.

En países como Holanda y Alemania, algunos supermercados van más allá de los LMR establecidos por la UE, y ya están exigiendo, por ejemplo, la presencia máxima de pesticidas por producto. Tal es el caso de Aldi que acepta como máximo, 3, 4 o 5 residuos químicos dependiendo del cultivo, o las cadenas Rewe, Lidl o Super de Boer, que impone a sus proveedores LMR más exigentes que los parámetros UE, así como sellos sobre el impacto residual a largo plazo.

“Eso está ocurriendo. En Chile, tenemos, por ejemplo, registros de uvas con hasta 6 o 7 productos residuales distintos. Con esto podemos terminar viendo dañada nuestra imagen país”, sostiene Castillo, quien ha trabajado en centros de referencia como el CVUA en Stuttgart, Alemania.

Resultados limpios

Las paltas, las ciruelas y las peras son los productos más limpios en las dos temporadas analizadas, con bajas cifras en cantidad de residuos que sobrepasan los LMR, mucha fruta limpia, y porcentajes razonables con residuos dentro de la norma.

En paltas, de las 564 muestras analizadas en 2009-2010, sólo el 1,8% sobrepasó la norma, cifra que disminuyó en la última temporada. De las 1.002 muestras revisadas el 2010-2011, solo 0,8% sobrepasó el LMR. Los residuos que más se repitieron fueron: el carbendazim, el pabutrazol, y la metoxifenocida. Los dos químicos que se registraron en mayor abundancia sobre los LMR fueron el carbendazim y el spirodiclofeno.
Las peras también sacaron nota azul. De un total de 443 muestras analizadas el 2009-2010, sólo el 3,2 por ciento sobrepasó la norma; cifra que decayó considerablemente el 2010-2011. De las 633 muestras analizadas, el 0,9 por ciento sobrepasó los LMR impuestos por la UE. Entre los químicos que se pasaron de la raya, están el azinfos-metil, metamidofos y metidation.
También en ciruelas el balance es esperanzador. De las 582 muestras analizadas, sólo el 3,1% sobrepasó las normas de la UE. Lo que inquieta al sector es que la temporada siguiente, la cifra se empinó levemente. De las 624 muestras analizas, 3,8 por ciento sobrepasaron los límites impuestos por la UE.

Suciedad bajo la alfombra

Entre los productos más sucios, los arándanos, manzanas, nectarines y uvas son los peor evaluados.

En arándanos, aunque los límites residuales excedidos no fueron extremos (5,3% de un total de 1.484 muestras el 2009-2010; y 1,8% de 2.138 muestras de la temporada 2010-2011), el problema es la proporción de muestras con residuos. Mientras el 2009-2010, el 62,2 por ciento tuvo al menos un residuo químico, la temporada siguiente se registraron 82,1% de muestras sucias.

También en manzanas los resultados son inquietantes. Mientras en 2009-20010, de 1.808 muestras, el 72,1% evidenció residuos de pesticidas, en la última temporada la cifra se empinó a 83,9% de un total de 2.322 muestras analizadas. Los pesticidas más usados que sobrepasaron el LMR fueron el carbaril, clorpirifos y dodin.

Otro producto con nota roja son los nectarines. Sobre el 80% de las muestras en ambas temporadas arrojaron residuos. Y aunque el indicador esté dentro de la norma, evidencia que el tratamiento productivo realizado no es el más adecuado. Los químicos que sobrepasaron la raya, fueron la iprodiona y el fosmet.

Las uvas, por otra parte, se llevan el tirón de orejas por tener sobre el 90 por ciento, de las 8.774 muestras (de ambas temporadas) sucias, y algunas con sobre cinco residuos químicos distintos en una misma muestra. Los pesticidas por sobre los LMR fueron el metomilo, metamidofos y dimetoato.

Despreocupados

“No importa lo que pase en Europa, el foco que viene fuerte es China”, comenta un asistente a la mesa técnica presentada por Andes Control, para divulgar los datos, a la que acudieron cerca de 80 personas.

Un experto presente, Han van der Put, lo escucha e increpa. Para el holandés, el mundo está poniendo una fe ciega en el mercado asiático. Aunque considera que no está mal poner los huevos en distintas canastas, enfatiza que, en un abrir y cerrar de ojos, mercados como China pueden convertirse en potencia productora y exportadora; lo que abriría un flanco de problemas para quienes se hayan salido de mercados ávidos de productos limpios como la UE. “Asia, en el mediano plazo, va a ser líder productor y no va a comprar, pero va a querer vender. Cuando eso pase, ¿cómo volver nuevamente a la UE? Es mejor hacer los ajustes y no perder ese nicho”, remata Han van der Put.

Se analizaron 12.161 muestras de 2009-2010; y 17.252 de 2010-2011, de multi- rresiduos.

 Información onlineAunque hay sitios en línea que permiten monitorear lo que está pasando en la Comunidad Europea sin pagar ni uno, como el sistema rápido de alertas para alimentos (RASFF por sus siglas en inglés) y centros de fama mundial como el de Michelangelo Anastassiades, al cual distintos laboratorios envían los datos (que se suben a un sitio web www.pesticides-online.com), que analizan y entregan cifras a sus clientes, falta avanzar en sistemas abiertos, sin costo, y que entreguen información completa y más detallada a la comunidad.Procesados: jugos y vinos

En paralelo a los análisis en vegetales, Andes Control analizó muestras en jugos y vinos, que no dejan de inquietar. En jugos, de 325 muestras, el 87,4 por ciento reveló residuos químicos y 1,4% sobrepasó los límites de la UE, por excesos de carbaril y dimetoato. En vinos, se analizaron las dos últimas temporadas. De las casi 7 mil muestras estudiadas entre el 2009 y 2011, las sucias (con algún residuo) superaron el 75% del total. El fosmet y el carbaril fueron los químicos que más se repitieron el plato entre las muestras que sobrepasaron los LMR.

Análisis en restaurantes
En paralelo al análisis, el laboratorio estudió la composición de menús de distintas cadenas de comida del país (sin identificar), para evaluar los residuos en ensaladas, jugos y preparaciones en base a vegetales. Los resultados son inquietantes. En algunas muestras se encontraron residuos por sobre los LMR de la UE de químicos como el clorpirifos. “La información sirve para aconsejar. Por ejemplo, sabiendo que la lechuga registró residuos por sobre la norma, se sugiere reemplazar el vegetal por espinacas, acelga o porotos verdes que tienen menos residuos, los que además disminuyen en cocción”, sostiene Juan Luis Castillo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *