1 de noviembre de 2011 11:19 AM
Imprimir

El fósforo de la dieta condiciona el desarrollo de la densidad mineral ósea de los cerdos

La mayoría de los estudios que incluyen mediciones de los huesos en cerdos son de corte transversal, por lo que la comparación de los efectos de los tratamientos dietéticos se hace mediante muestras post mortem de los animales.

Estos estudios tienen la desventaja de requerir una disección laboriosa de los huesos y sólo son adecuados para hacer comparaciones en un punto específico en el tiempo. Se llevaron a cabo dos experimentos con cerdos en la fase de destete, engorde y acabado para monitorizar los cambios en la área de densidad mineral ósea (aDMO, g/cm2) del esqueleto y en la concentración de fósforo (P) de la ración mediante el uso de datos obtenidos por absorciometría de rayos X de energía dual (DXA).

En el experimento 1, se seleccionaron 24 hembras de 8 kg (DS ± 1,04 kg) alimentadas individualmente con raciones con alto (3,7 g/kg) o bajo (3,0 g/kg) contenido en P digestible durante 8 semanas (con una reducción de 0,5 g/kg de P digestible a las 4 semanas) hasta que alcanzaron unos 30 kg de peso vivo. Los cerdos se anestesiaron y fueron escaneados al inicio del estudio (día 0) y a los 28 y 56 días. En el experimento 2, se seleccionaron 30 hembras de 34 kg (DS ± 2,3 kg) alimentadas individualmente con raciones con alto (2,8 g/kg), medio (2,2 g/kg) o bajo (1,6 g/kg) contenido en P digestible hasta su sacrificio a los 100 kg (DS ± 4,3 kg). Estos cerdos fueron escaneados al inicio del experimento (día 0) y a los 35 y 70 días. En el experimento 2, se tomó un pie de cada cerdo durante el sacrificio para el análisis del área de la sección transversal metacarpiana, el momento de inercia, la materia seca, la densidad aparente, la aDMO y el porcentaje de cenizas. En ambos experimentos, la interacción ración×tiempo fue significativa (P < 0,01—experimento 1; P < 0,001—experimento 2) para la aDMO de todo el cuerpo. Los valores obtenidos de aDMO (g/cm2) del cuerpo entero de los cerdos alimentados con las raciones con alto y bajo contenido en P (experimento 1) fueron de: 0,44, 0,50 y 0,62 vs. 0,45, 0,48 y 0,52 (SEM=0,020) para los días 0, 28 y 56; respectivamente. En el experimento 2, los valores de la aDMO (g/cm2) del cuerpo entero para los días 0, 35 y 70 fueron de: 0,55, 0,75 y 0,97 vs. 0,56, 0,70 y 0,88 vs. 0,56, 0,64 y 0.73 (SEM=0,013) para los cerdos alimentados con las raciones con alto, medio y bajo contenido  en P, respectivamente. En el experimento 2, la densidad metacarpiana aparente de los cerdos alimentados con las raciones con alto contenido en P fue superior (P < 0,001) que la de los cerdos alimentados con las dietas con medio y bajo contenido en P. La aDMO metacarpiana fue superior (P < 0,001) en los cerdos alimentados con las raciones con alto y medio contenido en P que la de los alimentados con bajo contenido en P.

En conclusión, los cerdos jóvenes son muy sensibles al contenido en P dietético, presentando un aumento promedio semanal de la aDMO de 0,023 y de 0,009 g/cm2 según fueron alimentados con alto o bajo contenido en P digestible, respectivamente.  Los cerdos de acabado acumularon aDMO a más velocidad (0,041, 0,032 y 0,017 g/cm2/semana para las raciones con alto, medio y bajo contenido en P digestible, respectivamente) que los cerdos destetados.

WF Ryan, PB Lynch and JV O’ Doherty, 2011. Livestock Science, 137: 101?107

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *