1 de noviembre de 2011 13:38 PM
Imprimir

Un protocolo que debe respetarse

CHARATA (Agencia) - Para conocer y recordar, el protocolo emitido por la COPROSAVE (Comisión Provincial de Sanidad Vegetal) para el manejo del cultivo del algodón, tiene como objetivo producir algodón y controlar adecuadamente al picudo; considerando como período clave desde 30 días después de la siembra hasta el momento de la aplicación del defoliante

Según expresa este protocolo: Al final del ciclo del cultivo a partir de las fechas límites de destrucción de rastrojos acordadas por la Comisión Provincial de Sanidad Vegetal (COPROSAVE) para cada una de las tres zonas establecidas en la provincia, las plantas deben estar muertas se haya cosechado o no el algodón. Finalizada la recolección, se inicia inmediatamente la destrucción de los rastrojos acompañado de un insecticida para disminuir la población de picudos que migran hacia los refugios. Evitar el rebrote de plantas de algodón a fin de eliminar los sitios de alimentación y posibles nuevas posturas de huevos.

Métodos de control del rebrote

Mecánico (utilizando la desmalezadora). Este método no mata la planta pero favorece a la exposición de estados inmaduros del insecto que se encuentran en el interior de las cápsulas a ser atacados por factores adversos tanto bióticos como abióticos. Químico. Para matar la planta: 2,4 D (su uso está permitido entre marzo y agosto), Picloran + 2,4-D, 2,4 D + Metsulfuron o Clorimuron (evitar las aplicaciones próximas a la fecha de siembra de cultivos sensibles). Mecánico-Químico. El control químico es más eficiente si previo a la aplicación del herbicida se desmenuza la planta en pie.
Es importante realizar el control de plantas guachas ya sea en caminos vecinales, rutas nacionales y provinciales, lotes con otros cultivos y desmotadoras. Se debe realizar la desinsectación de maquinarias que presten servicio en zonas infectadas.
Es obligatorio realizar un perfecto encarpado y limpieza de los camiones cargados de algodón en bruto y sub-productos que egresen de las desmotadoras, para evitar la aparición de plantas espontáneas de algodón en banquinas de caminos y rutas.
En los predios de acopio y desmotadoras, es obligatorio tener trampas de feromonas para picudo activas durante todo el año. Las mismas deben estar emplazadas alrededor del predio y a una distancia de 100 metros entre trampas.

Acciones previas a la siembra

La siembra debe realizarse en el tiempo recomendado para cada región, respetando las fechas establecidas para cada zona Chaco: Centro y Sur: 15/10 al 30/1; Norte y Este: 01/10 al 15/11; Oeste: 01/11 al 15/12.
Todos los productores de una zona deben sembrar al mismo tiempo, lo mas concentrado posible. Se recomienda un periodo de 20 días entre el inicio y el final de la siembra en esa zona y de esta forma concentrar la floración.
No sembrar en banquinas (DVN Res. 2018/08); Tampoco abandonar lotes con rastrojo de algodón sin destruir. El propietario del campo arrendado deberá incluir en el contrato una cláusula donde se indique la destrucción de los restos del cultivo como última tarea luego de la cosecha.
Es importante utilizar semillas fiscalizadas, priorizando variedades de ciclo corto y rápida fructificación.
Recomendaciones para el monitoreo con trampas de feromonas antes de la siembra: Si tiene disponible trampas, se deben colocaran 60 días antes de la siembra alrededor de los lotes que van a ser destinados al cultivo del algodón, las mismas se ubicarán a 300 metros unas de otras, en el perímetro del lote y se tomará el dato de captura semanalmente.
Con los datos que obtenemos del relevamiento semanal de las trampas hasta el momento de la siembra se realizará el promedio de captura por trampa y semana; este dato será el índice de picudos en promedio por trampa y semana (P/T/S). Dependiendo de este valor se procederá a realizar 1, 2 o 3 aplicaciones de insecticidas en cobertura total cuando se observa más del 50 por ciento de aparición del primer pimpollo, con la relación: 0 1 P/T/S…..1 aplicación en primer pimpollo; 1 2 P/T/S….2 aplicación en primer pimpollo con una frecuencia de 4 días; 2 3 P/T/S…3 aplicación en primer pimpollo con una frecuencia de 4 días.
Recomendaciones para el control del Insecto desde la emergencia del cultivo hasta el final del ciclo: En zonas donde se manifestó una alta presencia de la plaga en la campaña pasada, se recomienda con la aparición de las 2 primeras hojas del cultivo se realice aplicaciones alrededor del lote abarcando una superficie de cultivo de 40 metros como mínimo. Éstas aplicaciones de bordes, se realizan cada 5 días; usando preferiblemente fosforados, hasta la aparición del primer pimpollo.
Con la aparición de más del 50 por ciento de pimpollos, se realizarán aplicaciones en cobertura total cada 4 días dependiendo del índice que marcan las trampas colocadas 60 días antes de la siembra; si no se cuenta con esta información, se debe realizar una batería de 3 aplicaciones en cobertura total. Posteriormente, se realizarán monitoreos de cultivo, cada 5 días: El monitoreo consiste en revisar 10 sitios por lote, 20 pimpollos por sitio, 1 pimpollo por planta (del tamaño aproximado al ancho de un lápiz); preferiblemente del tercio superior.
De esta manera se dispondrá de un total de 200 muestras revisadas. Con esta información obtendríamos el porcentaje de daño; el cual, si es de un 3 por ciento ya sea alimentación y oviposición, se deberá comenzar con una batería de 3 aplicaciones de insecticidas cada 4 días rotando familias de productos.
Manejar el crecimiento del cultivo evitando los rebrotes al final del ciclo del mismo. Es importante cortar el ciclo del cultivo con aplicación de defoliante. Cuando la apertura de cápsulas supere el 50 por ciento realizar dicha aplicación junto con un insecticida; el defoliante bien aplicado no sólo cumple con la función de provocar la caída de hojas y uniformar la apertura, sino también el derrame de los botones florales. Esta combinación de defoliante más insecticida favorecería la reducción de picudos adultos que comienzan a migrar a los refugios.

Otras recomendaciones

Eliminar malezas que crecen en los bordes de los lotes, caminos y dentro del cultivo, ya que se transformarán en hospederas alternativas del insecto. (Ej. Malváceas).Cosechar en forma oportuna y dejar el lote libre de algodón 90 días como mínimo (Resolución Senasa 74/10).
Realizar una aplicación con insecticida luego de la destrucción de los rastrojos.
Eliminar los residuos de desmote de las desmotadoras, ya que son potenciales focos de reinfestación. Cubrir con carpa los módulos que se almacenen en las desmotadoras. Usar reguladores de crecimiento que logren concentrar la producción y reducir la ventana de alimentación del insecto. No realizar monocultivo de algodón. Cuide las trampas y manténgalas activas.No transportar algodón de zona roja (infectadas) a zona libre.
Consultar con los técnicos de INTA, SENASA, Ministerio de la Producción y las Comisiones Zonales de Lucha. Estas recomendaciones son importantes a la hora de decidir sembrar algodón. Recordar que el picudo es un problema de todos y si no lo controlamos será cada vez más complicada la producción del cultivo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *