30 de diciembre de 2009 07:02 AM
Imprimir

La industria del vino chileno se instala con oficina en EE.UU

A comienzos de la década Chile Vid y Viñas de Chile representaban a las viñas chilenas. Era tal la desconfianza, que transitaron la década de los 90 y parte de la del 2000 en una fiera independencia. No fue de extrañar que las actividades de promoción en el exterior avanzaran a trastabillones. Por ejemplo, por años la industria no fue capaz de mantener una oficina en EE.UU.

Pero en 2007 las viñas comprendieron que la disputa no tenía  sentido. Se unieron en Vinos de Chile, con el liderazgo de René Merino, y comenzaron a dar la batalla hombro con hombro. Contrataron a Juan Somavía para darle un nuevo impulso a Wines of Chile y designaron una representante en EE.UU. Así pudieron capear la crisis económica internacional mucho mejor que casi todo el resto de los exportadores de vino.Los palteros también dieron lecciones de modernización. Su opción fue tener una dirección 100% profesional, similar a la Asoex, y designaron a Adolfo Ochagavía como presidente rentado. Donde más ha brillado el Comité de Palta es en el marketing. Capitalizaron la ley estadounidense del check off, que obliga a destinar US$ 0,025 por libra a la promoción en ese mercado. El consumo en EE.UU. subió a 1,6 kilos anuales per capita en 2009, el doble que hace una década.Incluso la SNA dio signos de reverdecer. La llegada de Luis Schmidt a la cabeza de la SNA en 2005, significó una inédita apertura a las mujeres y a los jóvenes. Al término de la década, el promedio de edad de los consejeros había bajado notablemente y se había integrado, por primera vez, una directora: María Gracia Cariola.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *