3 de noviembre de 2011 11:17 AM
Imprimir

EL 56% del cultivo hortofrutícola en invernadero utiliza el control biológico

ESPAÑA : La totalidad de la superficie de cultivo de pimiento en los invernaderos cuenta con fauna auxiliar. El tomate ha pasado de un 33% en la pasada campaña a un 50 % en la actual y el pepino del 43 al 65%.

Un total de 25.613 hectáreas de cultivo de frutas y hortalizas en invernaderos cuentan en Andalucía con un sistema de control biológico de plagas, lo que supone el 56 por ciento de la superficie total.

La Organización Interprofesional de Frutas y Hortalizas de Andalucía (Hortyfruta) ha destacado hoy en un comunicado el rápido avance que ha tenido esta técnica de control, que reemplaza el uso de productos químicos por el de insectos beneficiosos para acabar con las plagas, desde su puesta en marcha en 2005, y que ha consolidado a la Comunidad como ”pionera y líder en todo el mundo” en su uso.

En estos momentos, más de la mitad de la superficie de cultivo bajo abrigo de pimiento, tomate, berenjena, pepino, calabacín, judía, melón y sandía, cuenta en Andalucía con técnicas de control biológico.

Desde hace varios años, la totalidad de la superficie de cultivo de pimiento en los invernaderos andaluces cuenta con fauna auxiliar.

Los otros dos cultivos que han registrado un mayor aumento en la aplicación de control biológico son el tomate, que ha pasado de un 33 por ciento en la pasada campaña a un 50 por ciento en la actual, y el pepino, que ha pasado del 43 al 65 por ciento.

Asimismo, está implantado en el 60 por ciento de la superficie de cultivo de melón; en el 55 por ciento de la sandía; el 35 por ciento de la berenjena; el 21 por ciento del calabacín, y el 14 por ciento de la judía.

El control biológico o técnica de producción integrada renuncia en la medida de lo posible al uso de productos fitosanitarios y los sustituye por mecanismos reguladores naturales.

Los principales agentes naturales de control de plagas son insectos y ácaros, enemigos naturales de las plagas, con los que se logra un equilibrio entre depredadores y presas.

La implantación de esta técnica en los invernaderos andaluces ha sido denominada por los expertos del sector como la ”revolución verde”.

Según datos manejados por Hortyfruta, la producción industrial de abejorros o insectos beneficiosos para controlar las plagas genera en la provincia de Almería un negocio de más de 50 millones de euros.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *