30 de diciembre de 2009 07:20 AM
Imprimir

Uruguay   –    El clima complica siembras de arroz

Los mercados arroceros han tendido a estabilizarse, luego del descenso de las cotizaciones ocurrido a finales de 2008 al desatarse la crisis global. Los actuales precios son inferiores a los alcanzados al promediar 2008, pero se ubican en niveles sustancialmente superiores a los que se registraban antes del auge. Las previsiones de un balance de oferta y demanda mundial 2009/10 más ajustado, que se vienen divulgando en los últimos meses, parecen ser un factor explicativo de esa dinámica.

En nuestro país, el clima ha condicionado en forma decisiva el nivel de la siembra. Inicialmente, las insuficientes lluvias del invierno impidieron el llenado de las represas, lo que provocó descensos en el área por la posible falta de agua para el riego. Las lluvias ocurridas en noviembre finalmente llenaron las reservas, aunque en forma tardía, lo que redujo su influencia en la ampliación de las siembras. Pero además la intensidad y frecuencia de las precipitaciones trajo nuevos problemas, inundando algunos cultivos y –sobre todo– retrasando las siembras hasta los límites de lo posible, e incluso haciendo descartar alguna parte de la superficie. El contexto global y regional Como todos los meses, el Departamento de Agricultura de EEUU (USDA) divulgó las proyecciones referidas a evolución global de la producción, consumo, comercio y existencias de los principales productos agrícolas. En el caso del arroz, el informe de diciembre confirmó las previsiones de los meses previos, proyectando en el año 2009/10 una cosecha arrocera insuficiente para atender el consumo mundial, lo que daría lugar a una caída en las existencias al fin del ciclo, lo que cortaría una fase varios años consecutivos de aumentos de los stocks mundiales. La producción mundial 2009/10 caería un 2,7% respecto del récord del año previo (433,9 vs. 445,9 millones de toneladas). El consumo global se proyecta en 436 millones de toneladas (vs. 434,8 millones en el ciclo previo). Como consecuencia de ese balance producción y consumo, al fin del ciclo 2009/10 los stocks mundiales de arroz alcanzarían a 89,5 millones de toneladas, 2,3% por debajo del nivel al fin del ciclo previo, y la relación existencias/consumo caería hasta 20,5% (vs. 21,1% en 2008/09). En la región, las últimas proyecciones indican una caída de de la oferta regional en el ciclo 2008/09, impulsada fundamentalmente por la caída de 5% prevista para la cosecha brasileña, que neutralizaría el aumento de 3% proyectado en la producción de Argentina. La producción global del MERCOSUR caerá 4% hasta el récord de 14,6 millones de toneladas (vs. 15,2 millones del ciclo 2008/09. El saldo neto regional (balance entre las cosechas y el consumo agregados de Brasil, Argentina y Uruguay) caería un 32%, alcanzando a 1,25 millones de toneladas (frente a 1,82 millones en el ciclo previo). La situación local Hasta fines de octubre la gran preocupación de la cadena arrocera se centraba en la insuficiencia de las lluvias de invierno y primavera para culminar el llenado de las reservas de agua en muchas zonas del área arrocera, lo que impedía la concreción de la intención de siembra de los agricultores. En noviembre el escenario cambió significativamente al registrarse intensas y frecuentes precipitaciones, especialmente concentradas en zonas de influencia del cultivo (en el norte y noreste del país). Esto, si bien permitió el llenado de las reservas, también impidió las labores de instalación de los cultivos, retrasando las siembras, que en muchos casos fueron descartadas en forma definitiva. En ese marco el área sembrada ha-bría alcanzado unas 160 mil hectáreas, similar a la superficie del año previo aunque relativamente baja respecto del pasado reciente del cultivo (el promedio del último quinquenio es de 167 mil hectáreas). Si se alcanza un rendimiento promedio de 7.900 kg/há (similar al promedio del último trienio) la cosecha podría ubicarse en 1,26 millones de toneladas, 2,3% inferior a la del año previo (1,29 millones de toneladas). Resulta algo su-perior al promedio del último quinquenio (1,25 millones de toneladas) e inferior al máximo histórico de 1,33 millones de toneladas del ciclo 2007/08.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *