30 de diciembre de 2009 06:50 AM
Imprimir

Cristina anunció que se exportó más carne, pero es por liquidación de rodeos

OTRA POLEMICA CON LOS GANADEROS

En su afán de dar buenas noticias, Cristina Kirchner informó ayer que las exportaciones de carne, a días de que expire 2009, llegaban a 589.000 toneladas y se ubicaban muy cerca del récord logrado en 2005. Mostró ese dato como síntoma claro de que no faltará carne, a contramano de lo que aseguran los expertos.

El dato, que le fue facilitado por la Aduana, es real: las exportaciones de carne han crecido fuerte este año respecto de 2008. El Senasa divulgó cifras finales hasta noviembre, que muestran un incremento de 51% en volumen y de 9% en divisas, que superaban los U$S 1.700 millones. Pero hay un detalle que, según los expertos, los Kirchner no debieran desconocer: semejante nivel de embarques es otro indicativo certero del fuerte retroceso del stock vacuno, que ya provocó que la carne subiera 20% en diciembre y que se haría sentir con más fuerza todavía en 2010.

Anunciar "un nivel récord de exportaciones de carne sin mencionar que se ha logrado a raíz de una fuerte y constante liquidación del rodeo argentino es hacer un análisis sesgado", apuntaron los economistas de la Rural, que le aconsejaron a Cristina no "vanagloriarse" sino "preocuparse" por los indicadores ganaderos.

El ex titular de la ONCCA y principal referente de la UCR en política de carnes, Marcelo Rossi, confirmó que el sector ha ingresado en una espiral peligrosa, de la que sólo podrá salir en 2010 con un fuerte ajuste del consumo interno y las exportaciones. "No tienen nada que celebrar. Con la carne va a pasar como con las tarifas de servicios públicos, que ahora suben todas de golpe. Han venido escondiendo la situación ganadera, que ahora explotó", sostuvo Rossi, que pronosticó que el año próximo la producción de carne caerá entre 800.000 y 1 millón de toneladas, y que "no va a haber otra salida que ajustar el consumo interno".

Los datos que sostienen esta visión, y que no son divulgados por el Gobierno, muestran que si se exportó un 50% más que en 2008 fue porque los productores, debido a la falta de perspectiva del negocio, se deshicieron de muchas vacas: ya van 42 meses consecutivos de liquidación. En este contexto, la faena de 2009 llegará al triste récord de 16 millones de cabezas (1,5 millón más que en los últimos años), de las cuales más del 50% serán hembras. Cuando la ganadería anda derecha, ese porcentaje de madres no supera 42%.

Es decir que lo que se exportó a mansalva este año fueron las vacas que faltarán en ciclos venideros. Ingenuamente, la propia Cristina dio cuenta de ello, al mostrar su entusiasmo porque había crecido notablemente las ventas a Egipto, Argelia, Venezuela y Rusia. Todos ellos son países que compran carne de baja calidad y precio, de "vacas viejas" que acá nadie comería. En 2009, además, se duplicó la exportación de menudencias. Es otro síntoma claro de que se mataron bastante más animales.

El problema, según los especialistas, vendrá en 2010, porque el stock bovino ya se redujo en casi 6 millones de cabezas y la próxima zafra de terneros, sequía mediante, arrojaría otro fuerte achique: si siempre nacían 14 millones de animales, esta vez serían menos de 10 millones. Néstor Roulet, de CRA, apuntó que para mantener el actual consumo interno (sin exportar un gramo) habrá que faenar 13,5 millones de cabezas, 30% más de las que habría disponibles.

Cristina aclaró, al efectuar el anuncio, que no tenía "ánimo de polemizar sino dar datos que demuestran que hay otra Argentina diferente". A fin de 2010, más cerca del final de su mandato, tendrá chance de hacer otro balance.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *