30 de diciembre de 2009 12:06 PM
Imprimir

SanCor busca desvincularse de la cooperativa rosarina Cotar

Trabajadores de la Sociedad de Cooperativas de la Zona de Rosario (Cotar) mantiene desde hace más de diez días una fuerte protesta por la falta de pago de salarios adeudados, y responsabiliza a Sancor de la situación. La gran láctea con sede en Sunchales tiene una relación comercial con Cotar que data de 1998, cuando la primera compró la marca Cotar a través de su subsidiaria San Marcos y comenzó a proveerle materia prima a la cooperativa rosarina, que trabajaba a fazón.

Pero las propias gestiones en Cotar y, según el mercado, una sobredimensión de la plantilla laboral, hicieron que las complicaciones que ya existían a fines de los noventa recrudecieran. Desde principios de 2009, el sector más duro de los trabajadores protesta para evitar la firma de un nuevo convenio con Sancor que desvincularía al gigante nacional de la responsabilidad sobre la cooperativa rosarina. El convenio vigente vence en abril de 2010 y, por ahora, se vislumbran dos salidas al conflicto: la rubricación de la nueva propuesta de Sancor o la quiebra de Cotar.

Cotar procesa unos 70.000 litros diarios de leche. La capacidad instalada de Sancor es de 500.000 litros diarios, que no le alcanzan para producir el volumen que vende. Aún así, la firma está decidida a no seguir su relación con Cotar si no se cumplen los términos del nuevo convenio que impulsa.

Mientras las partes no llegan a un acuerdo, el gobierno provincial se inclina por el acuerdo, para dar una salida ordenada a Sancor y, a la vez, volver sustentable una cooperativa que, según opiniones en el sector que pidieron anonimato, deberá recortar algunos de los 250 puestos que hoy sostiene.

La jueza en lo civil y comercial que entiende en la causa, Silvia Cicuto, ya intimó a Cotar y a Sancor a pagar los sueldos adeudados desde septiembre –más una parte del aguinaldo de julio– porque entendió que el cumplimiento de los pagos no puede estar atado a la homologación del nuevo convenio que desató el enfrentamiento.

Sin resolución para el conflicto, la planta de Cotar está semiactiva desde hace casi dos semanas. A los intereses de Sancor y del gremio de Cotar se suman los de la Administración de la Sindicatura, que pasaría a gestionar todos los bienes de Cotar en caso de quiebra.

Puja gremial

En paralelo, el conflicto de Cotar encarna la interna sindical del gremio Atilra. La conducción nacional, enfrentada con la seccional rosarina, está acusada de promover el vaciamiento de Cotar. La envergadura de la pelea es tal que, en diciembre de 2008, una protesta de Atilra en Rosario dejó como saldo un muerto y más de diez heridos.

Cuando parecen agotadas las instancias de negociación en el Ministerio de Trabajo, el sector gremial de Cotar insiste en que Sancor le debe a la firma unos $ 30 millones, mientras la láctea dice haber adelantado el dinero correspondiente hasta abril, lo que muestra su decisión de no girarle más.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *