5 de noviembre de 2011 00:52 AM
Imprimir

Certifican con éxito cítricos enviados a la UE

Finalizó la campaña citrícola en Tucumán con balance sanitario positivo. Los sectores privado y público trabajan desde hace años con el Sistema de Mitigación de Riesgo, que consiste en aplicar medidas fitosanitarias para que las frutas lleguen a Europa en excelente estado.

La campaña citrícola provincial finalizó con resultados óptimos en lo referido a las cuestiones sanitarias, ya que las frutas enviadas a los diferentes mercados internacionales que presentan restricciones cuarentenarias llegaron sanas y con calidad.

Todo el trabajo realizado en forma conjunta entre el sector público y el privado respecto de la producción citrícola es manejado positivamente desde hace mucho tiempo y se consolidó con la implementación del programa de certificación de fruta fresca cítrica del NOA para la exportación a la Unión Europea, y a mercados con similares restricciones cuarentenarias.

Este es un programa que está basado en el diseño e implementación de un Sistema de Mitigación de Riesgo, y consiste en la aplicación de una serie de medidas fitosanitarias para manejar una determinada situación sanitaria perjudicial y así posibilitar el movimiento de vegetales o de productos vegetales libres de plagas.

Para certificar frutas cítricas que serán destinadas a la exportación para la Unión Europea y otros países, las frutas deben provenir de plantaciones que pasaron un proceso que hace que esa fruta enviada no presente riesgos ni presencia de enfermedades que puedan transmitirse a los sistemas productivos de los países de destino. La aplicación de este programa es oficialmente supervisado por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria.

Garantía
Como se dijo, el trabajo en conjunto está dando excelentes resultados con la complementación del Senasa que es el organismo oficial a nivel nacional que garantiza el programa de certificación a través de la coordinación general, supervisión, auditoría, fiscalización, implementación conjunta con las provincias y aprobación de las normativas específicas. Se suma el lineamiento técnico del Corenoa, los servicios de sanidad provinciales que colaboran al Senasa, las instituciones científicas y técnicas con su apoyo científico, y Afinoa con el financiamiento y la administración de los recursos.

Este programa de certificación se debe su éxito al trabajo mancomunado entre el sector productivo y el del Estado en todo su ámbito de participación, programa que a la vez cuenta con la auditoria periódica de técnicos de la Unión Europea, que verifican que todos los procedimientos se cumplan según las normativas vigentes.

Este es un programa en el cual los productores deben allanarse para poder exportar fruta cítrica fresca. Todos los años se realiza la inscripción de productores, fincas y unidades de producción (UP o lotes) que cada productor desea destinar para exportación. Este trámite se realiza en las oficinas zonales del Senasa, con una frecuencia anual y en fechas establecidas en el ámbito del Corenoa. La inscripción se realiza en planillas especiales confeccionadas para tal fin y toda la información consignada en éstas, tiene carácter de Declaración Jurada.

En este momento del año se están realizando las inscripciones anuales por lo que los productores no deben dejar de pasar el tiempo sin realizar dicho trámite y lograr estar siempre incorporado a este programa.

Una vez realizado el trámite los productores deben hacer un manejo fitosanitario adecuado. En esta etapa, el productor deberá efectuar las tareas culturales recomendadas para la mitigación del riesgo de las enfermedades y el cumplimiento de estas prácticas será verificado por la autoridad de aplicación con un control y supervisión del cumplimiento de estas tareas que exige que el productor registre los tratamientos realizados, en un cuaderno de campo especialmente confeccionado.

Luego continúan las diferentes etapas que deben cumplirse para que se pueda liberar la fruta que tendrá como destino la exportación.

Cabe reiterar que la actividad citrícola es muy importante para la región y para nuestra provincia, y los trabajos nunca se terminan; tanto en cuestiones relacionadas con el cuidado de las plantaciones y las tareas administrativas relacionadas a la propia actividad, como a la continuidad bajo el programa de certificación.

Todos los productores citrícolas tucumanos conocen y saben bien a qué tipo de actividad se dedican y por sobre todo conocen la importancia socioeconómica que tienen sobre sus espaldas.

Seguir siempre bajo el paraguas de protección a la actividad que genera el programa de certificación de fruta cítrica fresca para la exportación a los países de la UE y a otros de similares restricciones cuarentenarias, servirá para que año tras año Tucumán siga siendo conocido en el mundo por la calidad y sanidad de su frutas cítricas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *