6 de noviembre de 2011 10:29 AM
Imprimir

En Ecuador la rana gana terreno

Más de una década lleva Zoila Piedra, oriunda del barrio Piuntaza, perteneciente al cantón Zamora de la provincia de Zamora Chinchipe, al cuidado y crianza de los ranarios. Ella pertenece a la Organización de Ranicultores.

En sus piscinas se puede observar miles de ranas con sus ojos saltones, piel verdosa, arrugada y resbaladiza dando un aspecto poco agradable a la vista, haciendo difícil imaginar que sus musculosas ancas sean las preferidas por los paladares más exigentes.

En la actualidad en el barrio Piuntaza existen tres familias dedicadas a la crianza de ranas. Desde allí se exporta el producto a las ciudades de Quito, Guayaquil y Cuenca, y también a nivel internacional.

Valor en ranario

A decir de Zoila, la libra en el ranario fluctúa entre los 2.00 dólares a 2.50, dependiendo del tamaño de la rana, por ende muchas de las veces los comensales hacen su propia elección de la rana más nutritiva.

Aunque la idea de comer una rana no es muy atractiva, sus apetitosas patas traseras van ganando espacio en los menús de los restaurantes más tradicionales como los que recientemente se han montado.

Humberto Delgado, dueño de la Hostería El Arenal, en la ciudad de Zamora, indicó que la rana se convirtió en uno de los platos más finos en la ciudad de Zamora y la provincia.

“Muchos turistas piden un plato de anca de rana solamente para picar o como plato de entrada, por ende le hemos buscado una buena presentación por la exquisitez de su sabor”, manifestó Delgado.

Esta sabrosa apreciación se evidencia en las hosterías de Zamora Chinchipe, provincia que se ha convertido en la principal zona dedicada a la ranicultura como gancho para atraer a los turistas.

A la rana, además del delicioso sabor de sus ancas, se la compara con la carne de pollo. Es un alimento con cero colesterol, rico en proteínas, calorías, con propiedades para curar problemas cardiacos, además se le atribuye poderes afrodisíacos.

Costo en hostería

Su costo es alto porque cuatro ancas al ajillo, acompañadas por una porción de patacones y dos trozos de yuca y ensalada, tiene un valor de 12 dólares, convirtiéndose en el plato más caro en comparación con otras comidas típicas de la zona, como la tilapia.

La técnica para sacrificar al animal es sencillo. Se toma un cuchillo por la hoja y se da un golpe seco con el mango en la cabeza del batracio que lo deja sin vida. Luego, un corte alrededor del cuello permite deslizar la piel hacia atrás como si fuera un guante y está lista para ser puesta en la olla.

Condiciones climáticas

Las condiciones climáticas y el tipo de suelo de Zamora Chinchipe son, entre otros, los factores favorables para el cultivo de ranas. Se crían aproximadamente unas 2 mil semanales. Con ello se abastece el mercado local e internacional, especialmente Estados Unidos.

Su ciclo de desarrollo dura unos seis meses. Para las diferentes etapas del crecimiento se tiene divididos a los anfibios en fosas, de acuerdo a las etapas de la vida. Su alimentación es a base de balanceados. Luego, el producto es comercializado ya sea en pie para la reproducción o en carne o como renacuajos para engorde.

Las ranas que se cultivan en la región Amazónica son de la especie Catesbiana y Toro del Brasil, porque se han adaptado fácilmente a la crianza en cautiverio, al tipo de clima y a la alimentación a base de productos balanceados.

Los zamoranos, dada la demanda, desde 1991, se han convertido en expertos productores ranícolas, cuyo ejemplo es seguido por los habitantes de Tena, Los Encuentros, Archidona, Gualaquiza Santa Rosa de Napo, Yantzaza, y Zumbi, y otras ciudades de la Amazonia.

Gastronomía Comida típica

En el barrio Piuntaza existen 3 familias dedicadas a la crianza de ranas quienes exportan a nivel nacional e internacional.

° En los ranarios la libra tiene un valor de 2 dólares a 2.50 dependiendo del tamaño de la rana.

° Zamora Chinchipe se ha convertido en la principal zona dedicada a la ranicultura.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *