7 de noviembre de 2011 16:58 PM
Imprimir

Tucumán apuesta al sorgo azucarado para biocombustibles

El sorgo azucarado será utilizado en Tucumán para generar bioetanol

Esta primera experiencia de producción, impulsada por la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc) se pondrá en marcha en diciembre próximo con 300 hectáreas que serán cultivadas en la estancia Monte Toro, Graneros, de propiedad del empresario César Díaz. El proyecto cuenta con el respaldo del ingenio La Trinidad y de cañeros del sur. La planta fabril ya dispone de la infraestructura técnica adecuada para convertirse en la primera en producir bioetanol a partir de sorgo azucarado. La iniciativa fue lanzada en el campo de Díaz, el jueves pasado, por técnicos de la Eeaoc, directivos del ingenio La Trinidad y productores de la Unión de Cañeros del Sur (UCS). Según los técnicos que intervienen en esta iniciativa, los pronósticos que tiene esta experiencia son alentadores a partir de los mejoramientos genéticos del vegetal y otras características relacionadas con su siembra y producción. “El sorgo dulce, azucarado o sacarífero, tiene amplia adaptabilidad, rápido crecimiento en ciclos de tres a cuatro meses y consumos de agua y nutrientes relativamente bajos. Es tolerante a la sequía, a inundaciones de corta duración y a problemas de salinidad de suelo. Tiene un elevado potencial para la producción de bioetanol y biocombustibles sólidos, debido al alto tenor de fibra y al contenido de azúcares en el jugo de sus tallos”, explicó Sergio Casen, técnico de la Eeaoc. El sorgo dulce, según el profesional, puede desarrollarse en suelos del sudeste tucumano, poco aprovechado en razón de su bajo nivel de lluvias. “Creemos que se puede llegar a una producción estable de biocombustible de 40 litros por toneladas”, sostuvo Casen. Aunque todavía no existe una producción significativa de bioetanol a partir de sorgo sacarino a nivel mundial, los técnicos lo reconocen como una potencial fuente de materia prima para la fabricación de ese combustible y como la especie complementaria ideal para integrarse a la agroindustria de la caña de azúcar. “Los ensayos nos dan indicios de que podemos tener éxito. Ahora no nos preocupa tanto la rentabilidad, sino el apoyo que podemos conseguir para realizar un proyecto que lleve a Tucumán a adquirir importancia en la producción de combustible”, dijo Sixto Ansonnaud, titular de la firma propietaria del ingenio La Trinidad.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *