31 de diciembre de 2009 07:41 AM
Imprimir

Mexico   –    Facilitan identificación de animales mediante chips

El chip supone la captación de varios datos informativos, como la raza del semoviente, el nombre del dueño y la ubicación del rancho ganadero.

Ya se tiene un avance de 30% en el proyecto conocido coloquialmente como el “registro civil del ganado”, lo que supone una gran base de datos para la identificación de los animales de las especies destinadas al consumo humano, de manera que se permita saber con precisión toda la trazabilidad de cada animal, desde su lugar de producción hasta su destino final, donde fue sacrificado.

Así lo anunció el presidente de la Unión Ganadera Regional de Jalisco (UGRJ), Andrés Ramos Cano, quien refirió que este proyecto se conoce como el Sistema Nacional de Identificación de Ganado (Siiiniga) y supone la implementación de un chip en un arete que le coloca a cada animal, lo que al momento ha iniciado con las especies bovinas.
 
Hizo mención de que el chip supone la captación de varios datos informativos, como la raza del semoviente, el nombre del dueño y la ubicación del rancho ganadero, entre otros datos que implican la identificación del animal para diversos fines, desde aspectos ligados a la sanidad animal, como otros ligados a aspectos comerciales y de seguridad, como en el caso de que el animal haya sido objeto de un robo.

El dirigente pecuario refirió que el Siiiniga está vinculado al Programa de Estímulos a la Ganadería (Progan), instrumentado por el Gobierno federal desde el pasado sexenio.

Asimismo, detalló que la adquisición del arete supone un costo de 45 pesos, de los cuales el ganadero sólo aporta 25 y el resto es un subsidio a su favor.
Al momento, indicó que ya se aretaron 236 mil semovientes, lo que representa un avance de 30% en una meta inicial de juntar información de un poco más de 777 mil animales del hato bovino jalisciense.

Año difícil para ganaderos

En otro tema, Ramos Cano informó que 2009 ha sido un periodo difícil para el sector ganadero, tanto en la producción de carne como de leche. En el primer producto, apuntó que la carne jalisciense perdió rentabilidad en contra del productor, debido a la caída del precio del ganado en pie por la baja de exportaciones de becerro a Estados Unidos.
Resaltó que un reto de gran tamaño es recuperar el mercado jalisciense, dado que actualmente la población consume 60% de carne de res de otros lugares, ya sea producto importado o de otras entidades donde sí funcionan rastros Tipo Inspección Federal (TIF) para bovinos.

En el tema de la leche, adujo que la proliferación en el mercado de las llamadas fórmulas lácteas y la tendencia de usar grasas vegetales en vez de los productos originales ha desplazado la utilización de leche en contra de los productores primarios.

En este punto, habló de que se tiene pendiente una tarea más agresiva de las autoridades, como la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) y la secretarías de Economía y Agricultura, para fomentar el consumo de productos lácteos auténticos y no propiciar que se engañe al consumidor con mercancías que no son lo que se anuncia.  
 
Abundó que si bien una fórmula láctea es un producto lícito para su comercialización, en sus etiquetas “se pone con letra chiquita, que se presta para el engaño o por lo menos decir una verdad a medias”, lo que debe contrarrestarse con campañas para el fomento de los productos auténticos elaborados base de leche fresca

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *