8 de noviembre de 2011 14:16 PM
Imprimir

Bosques asegura que en Chaco, la falta de madera se da porque “ya no hay guías truchas”

El director de Bosques de Chaco, Miguel Ángel López, aseguró que uno de los factores por el cual hay crisis en el stock de madera en la provincia es porque “ya no hay la facilidad de las guías truchas, que venían en su mayoría de establecimientos forestales fantasma”. En dialogo con Norte, López dijo que […]
El director de Bosques de Chaco, Miguel Ángel López, aseguró que uno de los factores por el cual hay crisis en el stock de madera en la provincia es porque “ya no hay la facilidad de las guías truchas, que venían en su mayoría de establecimientos forestales fantasma”.

En dialogo con Norte, López dijo que desde la Dirección de Bosques “se trabajó arduamente, en primer orden, en terminar con las guías truchas que existían en la provincia. Estas guías en su mayoría provenían de establecimientos acopiadores fantasma, que fueron habilitados en épocas de la creación del sistema informático de bosques, con grandes reservas de guías, pero que luego nunca fueron auditados. Con esta disponibilidad de guías truchas que se vendían, se comercializaba madera de los campos fiscales, donde los costos eran ínfimos, no se hacían permisos, no se pagaba la madera, no había costos laborales”.

Cuando la actual gestión de la Dirección de Bosques intervino, “se terminó la posibilidad de seguir sacando madera de estos campos fiscales, con la emisión de esas guías, teniendo en cuenta además las prohibiciones interpuestas por el Instituto de Colonización, que prohíbe a los dueños de las adjudicaciones en venta vender sus montes a los obrajeros, como se hizo siempre”, explicó el funcionario.

Esta traba administrativa interpuesta por Colonización, más la permanente amenaza de desadjudicar los campos fiscales si se vendía la masa boscosa, sumadas a la falta de trabajo en el territorio respecto de los ocupantes de los campos, algunos con varias generaciones viviendo en ellos, produjo un colapso en la provisión de madera, especialmente para uso tánico, comentó López.

El faltante de madera para el uso tánico se vio agravado además debido a que los precios de fábrica no eran rentables, la dificultad para sacar de campos fiscales, las exigencias laborales, los controles en ruta contra las guías truchas, que han hecho que las tanineras hayan consumido su stock y se encuentren sin madera.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *