10 de noviembre de 2011 11:10 AM
Imprimir

Rusia cambió plazo de validez para la carne bovina enfriada

URUGUAY : Aceptó que sea Uruguay quien ponga vencimiento.

Las autoridades sanitarias rusas resolvieron que fueran los procesadores uruguayos los que pusieran el plazo de validez de la carne enfriada exportada, aplicando las reglamentaciones vigentes. Hasta ahora el plazo era sólo de 18 días.

El período de 18 días que establecían las autoridades rusas para que llegara la carne bovina uruguaya enfriada dificultaba bastante los negocios en ese mercado. Sin embargo, tras algunas gestiones de la Dirección General de los Servicios Ganaderos (MGAP), surgió la chance de que basándose en la reglamentación vigente, sean los procesadores uruguayos los que le pongan la fecha de vencimiento, por lo que “se le puede dar al producto una validez superior”, según confirmó a El País Francisco Muzio, director de los Servicios Ganaderos.

Hasta ahora lo que sucedía es que cuando el embarque llegaba a destino podía enfrentar el riesgo de estar al final del plazo de validez. En una palabra, la normativa acortaba los tiempos de exportación.

NEGOCIACIONES. Más allá de este logro, una delegación uruguaya sigue en Ginebra negociando con los rusos para que cuando entren a la Organización Mundial de Comercio (OMC), mantengan las condiciones de acceso a mercado a las carnes uruguayas.

El ingreso de los países que conforman la Federación Rusa a la Organización Mundial de Comercio está previsto para fin de año y previamente están manteniendo varias rondas de reuniones con los tradicionales abastecedores y actuales miembros del organismo, que se muestran inquietos ante eventuales cambios de las reglas de importación y cuotas.

La Federación Rusa es el principal mercado para Uruguay, superando incluso en volumen y precios a Estados Unidos y otros destinos de América del Norte.

Según los datos estadísticos del Instituto Nacional de Carnes, hasta fines de octubre se llevaban colocadas 98.817 toneladas peso canal, un volumen levemente por debajo del vendido en 2010 (fueron 99.667 toneladas peso canal). Pero si bien el volumen colocado fue levemente menor, el precio de la tonelada se valorizó 25,2% en un año, facturándose US$ 280.552.000 frente a los US$ 224.013.000 a octubre de 2010. Las carnes uruguayas y las menudencias, ingresan en el marco de la cuota general de importación anual, porque con este mercado nunca se logró un cupo.

En el paquete final, Rusia concuerda en autorizar una cuota de importación de 530.000 toneladas anuales para carne bovina donde se incluirán todos los países miembros de la OMC y más de 40.000 toneladas de importación de cortes refrigerados, con una tarifa de importación para los dos casos de 15%.

En cuanto a la cuota para cortes congelados, serían 60.000 toneladas para la Unión Europea y 3.000 para Costa Rica, mientras que en caso del refrigerado, 29.000 toneladas fueron reservadas para países de la Unión Europea que ya venden su carne al mercado ruso. “Las condiciones de acceso a mercado, en caso de Uruguay no cambian”, estimó Pérez Abella, vicepresidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), que integra la delegación uruguaya junto a Miguel Carriquiry por el MGAP y Gustavo Vanerio por Cancillería.

El jerarca destacó las gestiones que realizó el embajador uruguayo ante la OMC Francisco Pírez y su equipo desde Ginebra, porque las carnes uruguayas se juegan mucho en esta nueva etapa. Según dijo a El País el vicepresidente del INAC, las carnes uruguayas y las menudencias, “están en mejor posición que cuando empezó la negociación bilateral entre ambos países” hace varios meses atrás. Otros exportadores como Brasil, siguen negociando.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *